GOIZ ARGI

(Número 12. Zenbakia - Abendua 2000 Diciembre)

Artxibo rtf
Crónica de un retorno

Jueves 14 de Diciembre

Vivo en Lake Alfred, una pequeña población perdida en el interior de La Florida, aburrida, solitaria, en donde casi nunca pasa nada, como dice mi amigo Mike, "L.A. is something lost in the middle of nowhere". Y después de llevar siete meses en la América profunda del Sur, (la  deep South a la que George W. Bush debe su acceso a la presidencia del país más poderoso del planeta), y sentir el hachazo del ambiente navideño que inunda el Condado de Polk no me quedaba más remedio que pensar en el retorno a mi querida Euskal Herria en donde me esperaban familiares y amigos deseosos de recibir noticias mías, de mis aventuras y desventuras por la tierra de Mickey Mouse.

Y como estos lares están llenos de white trash, unos siniestros personajes blancos que están llenos de tatuajes, van semidesnudos por la vida y tienen pocos amigos; de glorified red necks, sudistas por la gracia de Dios que laboran recogiendo las naranjas mientras beben güisqui como descosidos y de negros oprimidos por el sistema que se automarginan malviviendo de los subsidios públicos, no queda más remedio que poner pies en polvorosa si uno quiere disfrutar de alguna actividad cultural al acabar la jornada.

Mike Goieneche, un fisiólogo vasco-americano oriundo de Lesaka, Belén Albiá i Martí (la xiqueta de la Alboraya, valenciana dedicada al estudio de los virus vegetales y otras inmundicias) y el narrador de esta historia, decidimos ir a Lake Land a ver una película china de Zhang Yimou "La vuelta a casa". La película cuenta la hermosa historia de un hijo que vuelve al pueblo donde nació tras la muerte de su padre. El relato versa sobre la vida de sus padres y toda la película está salpicada de detalles que inciden sobre las tradiciones chinas y la fractura que está viviendo la sociedad rural ante el éxodo al que está sometida por el rápido desarrollo de los nuevos núcleos urbanos. Una película inolvidable, tanto como la placentera discusión que tuvimos sobre lo humano y lo divino y como no, sobre los vascos y el llamado "contencioso vasco".

Y es que mi experiencia personal en la Universidad de Florida me dice que a los vascos se nos conoce, en la inmensa mayoría de los casos, por el tema de la violencia. Todos los americanos me han preguntado ¿Are you terrorist?, cada vez que les respondía con "I'm from the Basque Country" a esa fastidiosa pregunta que todo el mundo emplea para entablar una conversación. Sobra decir que me molesta y me repugna tal asociación entre lo vasco y lo violento.

Desde la ruptura de la tregua hemos sido noticia en los informativos de las principales cadenas privadas de televisión e incluso prestigiosas cadenas públicas como PBS nos han dedicado monográficos en los que el "contencioso" era explicado por analistas de todo tipo (el corresponsal del New York Times en España y diversos periodistas de la BBC entre otros).

Viernes 15 de Diciembre

Decidí seguir mis impulsos navideños y cogí el avión en Orlando que me llevaría a Madrid vía Nueva York. No se a quién diablos de Delta se le ocurrió poner la película "La Tormenta perfecta", pero mientras los huracanes del filme echaban abajo los helicópteros y barcos de los protagonistas, las turbulencias me impedían disfrutar de la música de Caetano Veloso y George Winston que días atrás había capturado de Internet. Y una vez más me venían a la cabeza algunas reflexiones sobre la Euskal Herria que había dejado hace casi un año y el País que me iba a encontrar. La vorágine terrorista que nos ha azotado ha hecho irrespirable el clima de convivencia en Euskadi y en España, ese es el objetivo de la banda terrorista ETA, y ese ambiente se ha captado también a miles de kilómetros a través de Internet. Mientras 22 personas han sido salvajemente asesinadas por ETA, veo con desesperación que los partidos políticos -nacionalistas y no nacionalistas - se siguen moviendo en un tactismo indecente, el tactismo barato de la política diaria convertida en la preservación de los intereses partidistas, en el rédito que se extrae para algunos del empleo de la confrontación interpartidaria. Es la sublimación y el éxito de la política de bloques, del sectarismo, del frentismo iniciado con el abominable pacto de Lizarra-Garazi que parece haber sido resucitado por el pacto antiterrorista que acaban de formar PP y PSOE detrás del que se intuye un pacto antinacionalista. La euforia de Arnaldo Otegi tras la escenificación del pacto PP-PSOE debería hacer recapacitar a los dirigentes políticos quienes se ven favorecidos por la desunión y el desacuerdo en torno a un proyecto común de Euskadi que articule y vertebre la sociedad vasca.

Y tras esta apoteosis de violencia se esconden las razones del "conflicto", las razones por las que ETA asesina, extorsiona, pone bombas en las universidades del País y envía al exilio a los que no comulgan con su ideal totalitario-revolucionario. Las consecuencias de la política apresurada, no premeditada, de mero tactismo que no puede ser catalogado ni siquiera de estrategia, están provocando un serio riesgo de división de la sociedad vasca. El fantasma de la deslegitimación de las actuales instituciones vascas por parte del propio nacionalismo vasco y del mercadeo con el que los partidos estatalistas hipotecan el Estatuto y el Amejoramiento del Fuero han agravado la situación de forma que da la sensación que estamos ante un túnel sin salida. A menos que se convoquen unas elecciones de forma inmediata que ponga a cada uno en su sitio y que favorezca los acuerdos entre nacionalistas y no nacionalistas, opción mayoritariamente preferida por la ciudadanía vasca según los datos del último Euskobarómetro.

Y mientras, poco a poco, el avión dejó de agitarse y tras un buen gin-tonic caí en brazos de Morfeo. Tras tres o cuatro horas me desperté en Barajas con el cuerpo dolorido, resultado de ir de un tirón encajonado en las estrecheces del asiento clase turista.

Sábado 16 de Diciembre

Es emocionante ver a personas queridas tras tantos meses fuera. ¡Y que decir de la sensación de ver personas en la calle, paseando por la ciudad! ¡Ya casi lo había olvidado pues las ¿ciudades? de Florida están desiertas y por carecer, carecen incluso de aceras! Madrid en Navidad es impresionante y la gente fluye por sus principales arterias de un lado para otro interactuando y convirtiendo la ciudad en una estructura viva, abierta y creativa.

Llegamos al hotel y pongo la televisión. ETA acababa de asesinar al concejal del PP de Tarrasa, Francisco Cano. Horas más tarde, mientras observaba "la tabla de los pecados capitales" de El Bosco me preguntaba sobre las razones que explicaran el uso continuado y sistemático de la violencia por parte de la organización totalitaria y los fanáticos que la apoyan. Ellos son los responsables de que Euskal Herria no sea como "El jardín de las delicias" con sus problemas y sus alegrías como cualquier otro país del mundo en donde la política y el sistema democrático son suficientes para resolver los dimes y diretes de las diferentes opciones que se presentan al refrendo de la ciudadanía.

ETA es violenta porque lleva la semilla del totalitarismo antisistema en su corolario marxista-leninista mimetizado de los movimientos revolucionarios que en el tercer mundo buscaban la superación de la situación colonial-imperialista. ¿Estará la violencia inserta en este cóctel explosivo de marxismo antisistema, revolucionario y anticolonial?.

La dirección del nacionalismo democrático ha ido abandonando esta explicación sobre el origen de la violencia de ETA durante todo el proceso de Lizarra y la gestación de la tregua. Ésta ha sido explicada de acuerdo a planteamientos políticos. De esta forma, la propia dirección del nacionalismo democrático ha terminado asumiendo que la violencia únicamente desaparecería mediante un acercamiento al mundo del MLNV y HB. Y durante todo este proceso de acercamiento PNV y EA no han tomado precauciones basadas en la reflexión de los costes que supone esta política basada en la improvisación meramente táctica. ¿Qué contenidos democráticos se pueden negociar con los que ejercen la violencia? ¿Qué contenidos se pueden poner en una mesa de diálogo con los liberticidas? ¿ Queremos la paz a cualquier precio? ¿Queremos la paz socavando la libertad?. Confío en que el nacionalismo democrático se plantee todas estas cuestiones antes de lanzarse a un nuevo proceso de negociación con ETA y su mundo. No se puede volver a caer en los mismos errores, pues los resultados podrían dar al traste con el esfuerzo integrador que ha sido desempeñado por el nacionalismo durante 30 años de instituciones vascas democráticas gobernadas desde la centralidad política.

Supongo que algo tendremos que hacer para lograr "la extracción de la piedra de la locura" cuyos efectos hunden hasta el abismo el futuro a vivir en paz y en libertad de toda la sociedad vasca. Pero un proceso de negociación o acercamiento a los violentos no puede acabar con una resultante que contenga la aceptación de las exigencias de los pistoleros. Porque ello supondría la victoria del totalitarismo sobre la mayoría de la sociedad vasca que opta por unos marcos políticos propios, ajenos a los delirios surrealistas y oníricos del MLNV, contra los que ETA y HB emplean todas sus baterías y estrategias para destruirlos y establecer su particular dictadura. Debemos impedir que los violentos transporten "El carro del heno" hacia el despeñadero.

Siempre que voy al Museo del Prado procuro ver dos cuadros: "El perro semihundido" de Francisco de Goya y "El descendimiento" de Roger van der Weyden, además de los del Bosco, uno de mis pintores preferidos. El perro me resulta inquietante, me transmite incertidumbre, desazón ante algo desconocido y todavía me pregunto como Goya pudo pintar un cuadro claramente impresionista en el marco en el que vivía. Esa misma sensación es la que creo que se siente ante el olvido fácil en el que todos tendemos a caer la semana posterior a cada asesinato de ETA. Creo que lo peor que nos podría ocurrir es que de nuevo nos acostumbráramos a la violencia, a los crímenes "selectivos", (eso me dijo Mike para definir el terrorismo de ETA desde su normal y lógico desconocimiento para sentirse tranquilo en una de sus visitas en noviembre a la Universidad Pública de Navarra), a la presión con la que vive una parte cada vez mayor de la sociedad vasca ante la presión totalitaria de ETA y los que los apoyan.

Por ello me gustaría que el nacionalismo vasco democrático, muy especialmente su dirección política, hiciera un análisis profundo y serio de toda la estrategia seguida durante estos dos últimos años. Y me gustaría que al analizar la violencia terrorista de ETA se reflexionara sobre la imperiosa necesidad de tener en cuenta las decisiones mayoritarias que la ciudadanía vasco-navarra ha ido adoptando a lo largo de estos 30 últimos años, pues en democracia es la mayoría la que decide y opta por una vía u otra. Y hemos optado mayoritariamente por el acuerdo, el diálogo, el pacto, la vertebración y no por el caos, la ruptura, la confrontación destructiva y maniquea. Hemos apostado por la integración y por la centralidad en torno a unos marcos flexibles en los que hemos cabido todos los vascos, de unas ideas y de otras.

Domingo 17 de Diciembre

Ya en el calor del hogar familiar, oliendo y viendo los paisajes de mi Baldorba querida, sólo me queda felicitar las fiestas a todos que hacen posible Goiz-Argi, muy especialmente a sus lectores y terminar esta pequeña crónica que resume una parte de mi periplo.

Zorionak eta Urte Berri on!

Arturo Goldarazena (Universidad de Florida) Miembro de la Asamblea Nacional de EA.