GOIZ ARGI

Artxibo doc

Nota previa: Este trabajo se elaboró justo después de la tregua de ETA, allá por el año 1998. De antemano apuntamos su carácter fragmentario, ya que el análisis se interrumpe. Por el interés que guarda todavía lo publicamos aquí.

 

1. ACERCA DE LA TREGUA DE ETA

Pues bien. Parece que ya tenemos la tan ansiada tregua. Flota en el ambiente una sensación de que, por fín, ETA ha escuchado el clamor popular que le indicaba que "ya basta", y ha entrado en razón. Se abre para muchos un camino de no retorno, de esperanza en que las armas callen para siempre. Una sensación de alivio se palpa en el ambiente. La propuesta parece seria, no es táctica, no es fruto de las inminentes elecciones. Este año, al parecer, se nos han adelantado las navidades y ETA, tras años sembrando el terror, nos felicita las pascuas con una postal de paz por adelantado.

Es tan grande la necesidad de conseguir la pacificación de nuestro pueblo que como dice Joxean Rekondo en su libro "Bietan Jarrai", ello nos ha llevado en demasiadas ocasiones a "aferrarnos al inadecuado método de confiar por sistema en los buenos pronósticos, aunque sean estos infundados, y desconfiar siempre de los malos, aunque se argumenten de manera impecable. (pag. 14)

El futuro no está escrito. La bondad o la malda de la propuesta de ETA, en el sentido de si es una propuesta sincera de paz o una "tregua trampa" lo determinará, como ocurre siempre con todo, el tiempo. Lo que se debe hacer, a mi entender, es analizar los pasos que ETA ha dado no sin esperanza. Pero de la misma forma, con la cabeza fría. Más fría si cabe que en situaciones anteriores, no vaya a ser que al final perdamos nuestro sitio...y nuestra cabeza.

Para empezar, me sorprende sobremanera que en un país como el nuestro, donde el fenómeno del antimilitarismo ha tenido tamaña incidencia, se haya logrado implantar el lenguaje militar de ETA de la forma en que lo ha hecho. Sin, aparentemente, problema alguno. Toda esa retahíla de conceptos como tregua, alto el fuego, opresión del pueblo, situación de exterminio en las cárceles del estado español nos situan poco menos que en una guerra civil (incivil). Todo este lenguaje bélico-retrògrado de ETA, imitador del peor estilo cuartelero-chusquero militar (ya no lo utiliza ni el actual ejército español, en periodo de integración en la OTAN) se nos ha impuesto, como decía. Encima como novedoso y esperanzador.

Este lenguaje y esa realidad bélica solo existen en las mentes calenturientas de ciertos sectores de la Izquierda Revolucionaria que ellos sí, parecen estar en guerra con el resto.

Aquí no ha habido un alto el fuego por la sencilla razón de que no hay declarada guerra alguna. Lo que se ha dado es un cese unilateral por parte de ETA de la estrategia del coche-bomba, la moto-bomba y el tiro en la nuca que -no está de más recordar- nadie más practica. No hay alto el fuego por la sencilla razón de que los únicos que han dejado de morir son aquelllos que han sido ejecutados por la espalda, aunque no portaran arma alguna. Un alto el fuego significa "una suspensión de armas, cesación de hostilidades por determinado tiempo, entre enemigos que tienen rota o pendiente la guerra". Que me expliquen con quién tenía pendiente la guerra Oracilegui, el vendedor de bicicletas ejecutado.

En segundo lugar, no debemos olvidar que ETA plantea este cese del terror de forma unilateral no como un gesto desde una posición moral, o tras el convencimiento ético de que la violencia no nos lleva a ningún lado. Ni por apariciones marianas, que parecen haberse dado en algún caso. Eso sí, tras percatarse en la cárcel de los años de condena que pesan sobre las espaldas de uno. Si en estos momentos ha cesado la violencia de ETA es porque en su análisis ha llegado a la conclusión de que les conviene parar. Bien sea por la presión policial a la que estaban siendo sometidos, bien sea por el cierre de Egin, que les puede haber supuesto un golpe financiero, bien por la posible ilegalización de HB que en esta nueva situación es posible que hayan podido parar. Todo ello sin olvidar la subida que estaba experimentando el PP con su política del palo al MLNV ante la indiferencia e incluso alegría de un amplio sector de la sociedad vasca. Es en esta situación donde ETA ha decidido cesar su actividad externa, y quien sabe si quizás, tomarse un respiro.

En tercer lugar, es también curiosa la idea de que ETA ha movido pieza. Parece que ahora la pelota está en no sé cuantos tejados. Que el gobierno español, el PNV, EA, todos nosotros debemos de hacer un "gesto" y salir de nuestro inmovilismo tras el gran paso que ETA da hacia la paz. Lo cierto es que se me antoja difícil. Quienes nunca hemos matado con el tiro en la nuca, ni hemos tenido a nadie durante un año y medio en condiciones infrahumanas metido en un zulo. Quienes nunca hemos violado elementales normas no ya de derecho sino humanitarias, vigentes incluso en las guerras con los prisioneros. Quienes no acostumbramos a incendiar edificios...no podemos realizar ningún "gesto de distensión" por la sencilla razón de que no hemos realizado ningún gesto de previo tensionamiento. Esos mal llamados gestos no pueden llevarse a cabo más que por aquellos que practican los distintos tipos de violencia mencionados. Y la petición de su cese, obviamente, solo pueden ir dirigidos de forma concreta y precisa a los sectores que lo practican. ¿Y no debemos de exigir nada al gobierno, o a quienes pueden violar las leyes con actuaciones desproporcionadas, como la policía con los detenidos? Claro que sí. A la policía que cumpla la ley. Al gobierno que legisle, que mejore y actualice esas leyes, y si son malas que las cambie. Y a los políticos que promuevan cambios políticos en función de lo que les demanda la propia sociedad. Pero la legitimidad moral de estas exigencias está en quienes no practican la violencia ni la apoyan, no en quien la practica, la fomenta, la encubre o la dulcifica con justificaciones y comprensiones que le resten el dramatismo que tiene.

En cuarto lugar, resulta también curioso que se hable de nuevo estilo dentro de HB. Si la referencia es en cuanto al giro que ha dado el MLNV en su estrategia, ello es evidente. Pero si nos referimos a un nuevo talante de escucha. A un nuevo talante en cuanto a la aceptación de que nadie posee la verdad absoluta. Si nos referimos a estar dispuestos a jugar en igualdad de condiciones, respetando unas reglas de juego mínimas que pueden ser modificables, pero que habrá que consensuar para que cada formación política pueda defender su propio ideario sin miedo y en función de la aceptación social que vaya obteniendo, no sé dónde está el cambio. Como muestra basta el ejemplo de la denominación de la nueva formación Euskal Herritarrok. Su significado vendría a decir algo parecido a los que somos del pueblo, o los que somos el pueblo. Perdón pero, ¿y los que no pertenecemos al nuevo colectivo EH?. Sobran los comentarios.

 

2. DE CÓMO SE FRAGUA LA TREGUA

 

Lo cierto es que esta operación estratégica está bien diseñada, lejos de la improvisación habitual, de la salida al paso con que nos tienen habituados nuestros pésimos políticos salvo honrosas excepciones. Arnaldo Otegi hablaba ya en julio de este año, en unas declaraciones recogidas por El Mundo, de que HB iba a presentar "un documento de mínimos" en agosto para lograr un "acuerdo nacional" con fuerzas nacionalistas y progresistas. Hablaba también de reuniones oficiales y no oficiales para esa semana con el PNV, y de futuras reuniones conjuntas para el mes de setiembre. El objetivo iba encaminado a "lograr un acuerdo nacional", basado en el precedente del texto del 29 de junio de Pamplona, que se basaba en en estos puntos:

- El reconocimiento del Derecho de Autodeterminación para Euskal Herria.

- La formación de "entidades nacionales".

- La colaboración práctica en diversos campos.

Al hablar de entidades nacionales, explica Otegui que se refiere a la creación de una asamblea de municipios de Euskal Herria, tras las elecciones en el País Vasco.

En el Diario Vasco del 5 de agosto de este año, se hace mención a la organización Sarobe Elkartea. Un grupo de exmilitantes de ETA en Centroamérica, que ha celebrado la "I Biltzar Nagusia, en Lisboa, la primera semana de julio". Esta agrupación manifiesta que respalda la Alternativa Democrática de ETA, "única propuesta de paz que se ha ofrecido a la sociedad". Se cuestiona la eficacia y operatividad de la lucha armada en el actual contexto social y político (el subrayado es mío) y preconiza una adecuación estratégica a la actual situación de nuestro pueblo sin cuestionar la legitimidad histórica, moral o política de ETA, así como el agotamiento del actual modelo estatutario.

Continúan hablando de que nos hallamos en una "encrucijada histórica" del pueblo, por lo que hay que articular un proyecto de "construcción nacional" para integrar a todos los vascos. "La unidad de los abertzales es un punto prioritario para el futuro de Euskal Herria", y proponen a HB "que siga el modelo de trabajo desarrollado por LAB hacia ELA (¿quién arrastra a quién?) y dé prioridad a fortalecer sus lazos con el resto de formaciones nacionalistas. De esta forma, y no gracias a la presión conseguirá que estos ámbitos se conviertan (se conviertan, atención).

Todos estos movimientos, sin embargo, comienzan, al menos en serio, en diciembre del pasado año. Movimientos, que no estrategia, pues la tregua ya aparece en los papeles desde el año 91. El País publica el 20 de setiembre del 98 un reportaje titulado "De cómo se negoció la tregua". Según este diario esta es la sucesión de hechos:

El entonces responsable de la Mesa Nacional de HB, Rufi Etxeberría, acudió junto con Jose María Olarra a la entrevista con el portavoz del PNV, Joseba Egibar. Este se presentó con Juan María Ollora y Gorka Aguirre. Rufi Etxeberría comunicó al PNV que el eventual encarcelamiento de la Mesa Nacional no iba a entorpecer el diálogo con los siguientes miembros de la misma.

"Pidió a los peneuvistas que se pusieran en contacto con ellos para iniciar las conversaciones. Además le dijo a Egibar que en HB se había producido un giro y que la organización había decidido abandonar la práctica de la ponencia Oldartzen...ahora, explicó, los abertzales querían iniciar conversaciones con el PNV y otras fuerzas vascas para buscar iniciativas comunes".

Esta es la situación en la que se encuentra el MLNV en esos momentos:

"La política de desestabilización, mantenida con intensidad desde 1995, les había conducido al annus horribilis de 1997. Fueron 12 meses que empezaron con el encarcelamiento de la Mesa Nacional durante 90 días, ante la indiferencia de sus bases, y con su humillante y, para las bases, polémica salida de la prisión tras el pago de una fianza".

Además, la liberación de Jose Antonio Ortega Lara por parte de la Guardia Civil, y el posterior asesinato de Miguel Angel Blanco, concejal del PP de Ermua, desencadenó la mayor oleada de indignación jamás conocida"

Al principio, Egibar, Ollora y Aguirre reciben con excepticismo la oferta de Rufi. Pero el encuentro entre estos por un lado, y Etxeberría, Olarra y Aoiz, por otro, se concretó por medio del abogado Iñigo Iruin.

Tras el encarcelamiento de la Mesa Nacional, y la posterior reaccción de ETA (asesinatos de Caso en diciembre, y los de Zarauz y Sevilla en enero) el PNV tomó la iniciativa.

"En un encuentro celebrado en la Moncloa el 16 de enero, el Lehendakari Ardanza presentó al presidente del gobierno Jose María Aznar su proyecto de pacificación antes de exponerlo en la Mesa de Ajuria Enea. Este plan, cuyo núcleo hablaba de abrir un diálogo político sin límites entre los partidos vascos, previa tregua indefinida de ETA, fue rechazado por Aznar en Madrid, y por el PP y PSOE en Ajuria Enea. El rechazo del plan dejó al PNV las manos libres para iniciar sus conversaciones con HB".

En ese mismo mes de enero, en plena ofensiva etarra contra los concejales del PP, Arnaldo Otegi se puso en contacto con Joseba Egibar, nada más ser elegido a finales de mes.

"Un mes después se celebró la primera reunión entre las delegaciones del PNV y HB. Fue el 26 de febrero, en la sede de la organización abertzale de Vitoria. Por el PNV acudieron Ollora, Aguirre y Egibar".

Junto con Arnaldo Otegi acudía Iñigo Iruin. El PNV instaló una unidad de élite de la Ertzaintza para proteger las reuniones de posibles espionajes. Se acordó fijar una agenda y un calendario, además de celebrar reuniones periódicas cada tres semanas aproximadamente. Pero es que además de ello, HB le planteó al PNV que ella hablaría en su propio nombre, no "como el brazo de la banda armada". El PNV aceptó.

A HB no le gustaba el plan Ardanza:

"No tanto por el contenido, como por haber sido promovido por el Lehendakari. Estamos en condiciones de demostrar que, como fruto de un trabajo conjunto, se pueden obtener mucho mejores resultados que en la Mesa de Ajuria Enea".

Evidentemente, el Plan de Ardanza es un documento que se pretende integrador, en le que todas las formaciones políticas pueden tener cabida, y además se encuentra dentro del marco actual, aunque se pueda discutir de todo: desde la unidad de España hasta el derecho de autodeterminación del Pueblo Vasco, o la independencia. La izquierda revolucionaria no tiene ninguna posibilidad de imponer sus tesis en esa mesa.

HB y PNV "coincidieron en la necesidad de seguir el modelo irlandés de pacificación", iniciado entre John Hume, representante del nacionalismo moderado, y Gerry Adams, del Sinn Feinn. Es decir, lograr un pacto previo entre nacionalistas para ampliarlo después a los no nacionalistas.

En una segunda reunión, celebrada en sede del PNV a mediados de marzo, los de HB plantearon al PNV que:

"Ningún acontecimiento externo influyera en las conversaciones. Ni los atentados de ETA, ni las actuaciones policiales contra ETA".

Con lo que se planteaba el blindaje de las conversaciones, que seguirían, pasara lo que pasara. Introduciendo la agravante de que se equiparaban las actuaciones policiales y las de ETA.

En una tercera reunión, "celebrada en abril en una sede de HB" se concretaron una serie de iniciativas conjuntas como el acercamiento de presos de ETA a las cárceles vascas. Lo que demuestra que la comisión de Derechos humanos del parlamento vasco, dirigida por el nacionalista Rubalcaba (no se sabe si ahora desaparecida en sus reivindicaciones, a pesar de que la política penitenciaria no ha cambiado nada) y apoyada por el PNV, HB, EA e IU-EB (curiosamente quienes terminaron firmando la declaración de Lizarra) se trasladó al Tribunal de Estrasburgo con una denuncia sobre la violación de los derechos de los presos de ETA, no con el objetivo de denunciar la presunta violación de derechos humanos en las cárceles del estado español, sino para afianzar esas conversaciones secretas mediante "gestos". De hecho, eran conscientes de que esa denuncia, jurídicamente, no tenía ningún viso de prosperar. Pero el objetivo era otro. Para llevar adelante las conversaciones, y dar confianza a la izquierda abertzale, se añaden declaraciones públicas, como las del portavoz del PNV, Joseba Egibar, afirmando "que el proceso autonómico estaba agotado".

ETA, en un comunicado fechado el 30 de abril dice observar "cambios de calado" con respecto a la situación del País Vasco: pero le reprocha al PNV que siga manteniendo el pacto con el gobierno del PP y el PSOE:

"El PNV tendrá que salir de esa encrucijada. No le han faltado ni le faltarán oportunidades".

Una semana después ETA asesinó al concejal de Pamplona Tomás Caballero, y dos días más tarde al Guardia Civil de Vitoria Alfonso Parada. A pesar de las presiones recibidas por la dirección del PVN, el blindaje funcionaba. No se interrumpieron las conversaciones.También EA e IU mantenían contactos bilaterales con HB:

"Todos acordaron extender su política a nuevos sectores. Así pactaron la Ley vasca del deporte, que confiere rango institucional a las selecciones deportivas vascas. También votaron la reforma del reglamento del Parlamento Vasco que evita el acatamiento de la Constitución. Como consecuencia de esta última decisión, el Partido Socialista de Euskadi abandonó el Gobierno Vasco".

El 20 de junio se formó el Foro de Irlanda, impulsado por el PNV y HB, con la colaboración de EA e IU, y de organizaciones del MLNV. Tras el último atentado de ETA hasta el día de hoy, Manuel Zamarreño, de Rentería, la tregua se hacía más que necesaria para el PNV y HB. De cara al proceso electoral.

Tras el cierre de Egin el 15 de julio, la amenaza de la ilegalización de HB se mostraba más que posible para el MLNV. La dirección de HB decidió entonces crear una nueva coalición electoral, EH. Es en este momento cuando ETA decide cambiar de fase, o mejor, se reafirma en una decisión que ya estaba tomando:

"Por eso sirvió para apuntalar su nueva estrategia: declarar una tregua indefinida con el fin de reforzar el Foro de Irlanda impulsado por HB, que integró en junio a todos los partidos, sindicatos y movimientos sociales del mundo nacionalista".

La dirección de ETA, integrada por Iñaki de Rentería, Mikel Albisu "Mikel Antza" y Jose Javier Arizkuren "Kantauri", decidió transmitir a la organización la decisión tomada. Por una parte, Kantauri viajó a Bélgica para contactar con algunos militantes:

"Precisamente la detención de Juan Cruz Maiztegi se produjo cuando este trataba de entrar en Bélgica, procedente de México, en su calidad de mensajero de la comunidad de refugiados en el país centroamericano".

Por otra parte, la coordinadora KAS celebró una asamblea en Francia en las proximidades de Burdeos. El diario El País fecha la cita en la primera semana de agosto, mientras que la revista Interviú habla de una asamblea de activistas de ETA "celebrada los días 29 y 30 de agosto en la localidad francesa de Langres", por tratarse de una localidad bien comunicada y que "enlaza fácilmente con París, el sur de Francia, Bélgica, Alemania y Suiza a través de autopistas y carreteras nacionales", además de ser una comarca turística que se hacía discreta para la reunión. En la misma se hizo un análisis de la situación, que según las fuentes consultadas por Interviú fue:

"bastante pesimista en cuanto al futuro de la lucha armada y se valoró el movimiento ciudadano contra la violencia, significativo desde el asesinato de Miguel Angel Blanco. Algunos se quejaron de la falta de una respuesta similar por parte de la Izquierda Abertzale después de golpes tan duros como el encarcelamiento de la Mesa Nacional de HB y en cierre del diario Egin".

Con lo que se demuestra que las muestras de repulsa ante los atentados de ETA, las manifestaciones exigiendo la liberación de los secuestrados, todos esos movimientos ciudadanos "sí sirven" para avanzar en el camino de la paz. Quien dice lo contrario lo que pretende es, precisamente, desmovilizar a la ciudadanía y prestar una inestimable ayuda a ETA cuando más acosada se siente.

Primaron las tesis de Antza:

"Sobre todo por su control de todos los procesos de diálogo. Además su plantamiento incluía la negociación con el Estado para determinar las contrapartidas por el cese de la violencia y la entrega posterior de las armas, y el desarrollo de una negociación política de la mano de los partido s nacionalistas. En este último punto, Antza sabía del estado de las reuniones del PNV con HB y la posibilidad de dar cobertura a los nuevos tiempos a través de un comunicado tras el que esconder las inquietudes políticas de ETA"

Pero según nos dice interviú, "uno de los argumentos usados por el propio Antza para convencer a los suyos incidió en que ello posibilitaba la nueva etapa que se podría abrir con el PNV y HB en colaboración", tras lo cual:

"un grupo de terroristas admitió la tregua, si bien puntualizó que si tras las elecciones vascas Euskal Herritarrok se quedaba fuera de un gobierno de coalición volvería a empuñar las armas".

Este quedarse fuera habría que entenderlo no en el sentido de quedarse fuera del futuro gobierno "de vascongadas", en el que tampoco tienen demasiado interés en formar parte, sino en que el nuevo gobierno no orbitara en torno a las tesis de EH, no hiciera una apuesta clara por el nacionalismo (introducción del PP en el gobierno, por ejemplo).

Todas estas conversaciones culminan en la Declaración de Lizarra, aparecida públicamente el 13 de septiembre de este año, y el posterior cese de hostilidades por parte de ETA. Mi siguiente paso será el de analizar el contenido de estos dos documentos, contextualizarlos con los movimientos hasta aquí descritos, y el tratar de cotejar algunas afirmaciones que se han ido realizando respecto del significado político de dichos documentos.

3. LA DECLARACION DE LIZARRA

La declaración consta de dos partes bien diferenciadas. En la primera se analizan los "factores propiciadores del acuerdo de Paz en Irlanda" (Título del apartado), lo que viene a corroborar que efectivamente, se coge como modelo a seguir el modelo elegido por la Izquiera Revolucionaria, el modelo Irlandés de pacificación, iniciado entre John Hume, representante del nacionalismo moderado, y Gerry Adams, del Sinn Feinn. Supone ya de previo, un error de enfoque. Es cierto que siempre se puede aprender de otros conflictos, y que nunca está de más mirar hacia otros horizontes para poder sacar consecuencias positivas que ayuden a resolver los nuestros. Pero la sociedad Irlandesa está viviendo en estos instantes momentos superados en Euskal Herria. Por eso creo que, sinceramente, no tiene mucho sentido extrapolar miméticamente esa situación recogida en los siete puntos, salvo con un propósito: equiparar violencias. Analicemos los puntos de uno en uno:

1. Todos los implicados en el conflicto han aceptado el origen y la naturaleza política del mismo y, consecuentemente, que también su resolución debe ser política.

Es cierto que todos los implicados en el conflicto irlandés han dado ese paso de aceptar que la cuestión de la violencia era una cuestión política. Pero lo han echo hallándose en una situación que, de compararla con Euskadi, habría que contextualizarla en sus verdaderos parámetros, en la Euskadi de 1975, con la muerte de Franco, el riesgo de una involución militar, con los grises y la represión a todo lo vasco. Irlanda está 20 años por detrás nuestro, habiendo creado recientemente el parlamento de Stormont, que sería una especie de Ajuria Enea, con hasta el momento menos poderes de autonomía.

2. El Gobierno británico y el IRA fueron conscientes de que ni el uno ni el otro iban a ser el vencedor militar y, en consecuencia, aceptaron que el conflicto -en caso de dejarlo tal como estaba- podía prolongarse durante mucho tiempo

Hasta ahora las acciones militares que se han llevado a cabo en Irlanda han sido obra del IRA, pero también por parte de otros grupos paramilitares unionistas. Aquí la prolongación o no del conflicto en parámetros violentos (otra cosa diferente es en lo político) solo depende de un grupo: ETA. No tenemos unionistas poniendo bombas. Pero la intencionalidad está en equiparar las acciones de ETA con las del Estado (GAL, torturas…) que hacen que de facto se admita por los firmantes que no existe democrácia. Repito lo que dije al principio. Al Estado lo que hay que exigirle es que cumpla sus propias leyes. Este párrafo, por lo demás, destila el lenguaje de "empate infinito" de Elkarri.

3. Gracias a la reflexión de todos los protagonistas del conflicto, el enfrentamiento cedió su puesto al trabajo en común (al principio entre próximos pero diferentes, más tarde entre contrarios y por fín entre enemigos), siempre con la pretensión de no excluir a nadie de estas relaciones.

Otro párrafo sin sentido en la Euskadi de Hoy. Lo tendría si lo colocáramos en el momento de elaboración del Estatuto, las conversaciones de Garaikoetxea con Suarez...pero no ahora. En la sociedad vasca, plural, hay temas que nos dividen. Pero si algo revela el hartazgo de la nayoría social es la violencia de ETA. Aquí los protagonistas del conflicto violento, lo vuelvo a repetir, pertenecen al MLNV. Ni el gobierno central, ni el vasco, provocan muertos en las manifestaciones. Sin embargo, no es un párrafo baladí para la Izquierda Revolucionaria. Porque lo que pretenden con este acuerdo es precisamente crear una situación de "nuevo proceso constituyente vasco", como se verá más adelante.

4. De entre la variedad de reflexiones realizadas se destacaría como especialmente relevante la concepción, ya antígua, del movimiento republicano de construir y apostar por un modelo de solución al conflicto que comprendiera y respetara a todas las tradiciones existentes en la isla. Ello contribuyó a reducir los factores de resistencia de los partidarios de diálogos exclusivos o de políticas aislacionistas.

 

No tenemos desfiles orangistas, ni hay limitación para tocar la trikitixa. La cultura vasca no solo se respeta, sino que tenemos instrumentos propios para fomentarla, por lo que tradiciones como los carnavales de Tolosa, por ejemplo, no están en peligro. Si se ha incluído este artículo, se podía haber haber introducido también la necesidad de proteger el deporte rural vasco, el bertsolarismo, potenciar la fabricación del "talo" y que la "mamiya" tuviera reconocimiento internacional. Es sencillamente surrealista.

5. Lentamente, el diálogo y la distensión surgidos de esta red de relaciones se hicieron con el protagonismo y la prioridad que hasta entonces habían tenido el uso de la fuerza violenta y la política aislacionista. Desde ambos lados se dieron gestos de distensión sin que se exigieran inexcusablemente condiciones previas pàra el inicio del diálogo.

De nuevo el lenguaje igualador de violencias. El MLNV podría ofertar que no volverá a utilizar a jóvenes de 14 años para lanzar cócteles. Que ETA apuesta por la vía política, dejando a un lado la violencia definitivamente, y se autodisuelve o se convierte en un partido o movimiento político. Que KAS desaparece. Que la contramanifestación pasa a ser historia. Que ninguna sede del PSOE, Batzoki o Elkartetxe va a ser quemada (cosa que no ocurre con las sedes de HB). No ha hecho falta que en ambos lados se dieran gestos de distensión, porque en cuanto el MLNV ha planteado una "tregua en todos los frentes", ha desaparecido la tensión, aunque todavía no haya verdadera paz.

6. El reconocimiento del derecho de autodeterminación al conjunto de los ciudadanos de Irlanda ha traído consigo una profundización en la democracia tanto en lo concerniente al contenido (creando nuevas fórmulas de soberanía) como en lo que respecta al método (dando a los ciudadanos la última palabra). Estas características políticas que se contienen en el acuerdo de paz, comprenden una concepción de la negociación realizada, no con la idea de ganar sino de resolver el conflicto, incluyendo a todas las tradiciones existentes en la isla y situando los proyectos políticos en igualdad de condiciones cara a su consecución, sin otro límite que la mayoría democrática de respaldo.

En estos momentos, en Irlanda están menos autodeterminados que nosotros. El Estatuto de Autonomía, en su art. 1 dice:.......Stotmont tiene más dificultades para potenciar en su foro una Irlanda Unida que el País Vasco de unificar Euskadi (tenemos la fórmula para la integración de Navarra, por ejemplo. Con lo que no contamos es con la voluntad de los navarros). Nos comparamos continuamente con quienes tienen menos soberanía que nosotros, no más. Pero es que, además, este es un artículo muy jugoso. Hay que leerlo en clave dialéctica, en clave de cual es la voluntad en su introducción. En primer lugar, supone un gol por toda la escuadra por parte de la Izquierda Abertzale, porque en toda la campaña electoral están preconizando que la paz vendrá de la mano del derecho de autodeterminación. Lo cual no es cierto, dicho así. La reciente guerra de los Balcanes estalló, precisamente, por la declaración de autodeterminarse por parte del parlamento Bosnio.( y la posterior agresión de los Servios, obviamente) Pero es que además se introducen las dos claves en las que basa el nuevo escenario político de la Izquierda Revolucionaria: por una parte, paz supone fomentar la democracia, lo cual es evidente. Pero ( y aquí está la madre del cordero) eso solo se puede lograr de dos formas para EH: creando nuevas formas de soberanía, es decir, ruptura del Status quo actual, por una parte, y "dando a los ciudadanos la última palabra", por otra, frase literal de la Alternativa Democrática, que es ahí donde hay que ubicarla, con el sentido que en la propia Alternativa tiene. Es decir, tras la ruptura, en una nueva fase, revolucionaria, dar la palabra al pueblo para ver cómo se articula ese Ente nuevo. No para decidir si queremos llegar o no a ese estadio. Evidentemente, esto no es democrático, y por tanto, es inaceptable.

Por ello, la segunda parte de este artículo contradice a la primera. No es posible que la negociación nos lleve a que se puedan defender todos los proyectos en igualdad de condiciones (EH está manifestando tras las elecciones que el PP y el PSOE no tienen cabida en el acuerdo de Lizarra "si no cambian su política") ya que previamente se ha determinado que para alcanzar la paz, irremediablemente, hay que crear otras fórmulas de soberanía. Algo que debieramos de decidir todos los vascos, no los "arquitectos de la paz".

7. La presencia de algunos factores internacionales jugó un papel significativo: la apuesta firme y participación directa del Gobierno y presidente de los EE.UU en la resolución del conflicto; la buena acogida dispensada por diferentes instituciones de la Unión Europea (de la que son exponentes las sustanciosas ayudas económicas prometidas), el apoyo político mostrado y el asesoramiento ofrecido por el Gobierno y presidente de Sudáfrica a lo largo de todo el proceso.

La internacionalización del conflicto no hace sino ahondar en el carácter antidemocrático del estado español. Además de concitar apoyos internacionales al MLNV cuando no los tiene internamente.

La segunda parte del texto habla de la "Potencial aplicación para Euskal Herria" de la Declaración. Se plantean diferentes fases para resolver el conflicto. De nuevo el enfoque es erróneo, ya que lo que denota el documento es una aparente situación social similar a la de Belfast o la de Bosnia, cuando aquí hubo en su día un pacto con Madrid como el Estatuto de Autonomía, insuficiente desde la perspectiva actual, pero un gran logro teniendo en cuenta los riesgos que se vivieron en aquella situación. Un pacto refrendado por la mayoría de ciudadanos vascos, y que se sigue refrendando tanto en las elecciones como en las encuestas. Es cierto que existe un déficit democrático (¿Acaso en Irlanda han desaparecido todos los déficit como por arte de magia con la Declaración de Stormont?) Pero el punto de arranque para seguir hablando, sea para independizarnos, sea para quedarnos como estamos debe ser lo ya existente. El ordenamiento posee los mecanismos jurídicos necesarios para cualquier cambio, incluso para aprobar un nuevo marco político totalmente diferente, si es que existe verdadera voluntad política y social para ello. Si fué posible el tránsito de las leyes franquistas a la actual constitución, porqué no va a ser posible cambiar una constitución que preveé que la puedan modificar. Lo contrario es un vacío de poder, una situación revolucionaria, caótica, que permite involuciones que resultan imposibles si no se cuenta con el respaldo de los ciudadanos. Además, no hay otro texto que concite mayor consenso entre los vascos que el Estatuto. La declaración de Lizarra, la Alternativa Democrática ¿con qué refrendo cuentan?. El PNV muestra que el Estatuto está agotado ¿Y qué es lo que propone para sustituírlo, la nada? ¿Qué quiere decir que en el proceso, las conversaciones multilaterales "no exigen condiciones previas infranqueables para los agentes implicados"? ¿Es posible que alguna de las partes firmantes del acuerdo de Estella pueda proponer que quedan en suspenso mientras se dialoga los artículos del 15 al 30 de la Constitución, que garantizan el derecho a la vida, el derecho al detenido, los derechos sindicales...?

Todo esto, si no fuera porque hay vidas en juego, sería una comedia . Parece que estemos en el 77, en la fase constituyente, hablando de una segunda transición, y que todo el camino realizado por otros (para mí particularmente mucho más preparados que los tartamudos Iturgaiz, los Josebas o los Madrazos y compañía) no sirva para nada. Cuando la realidad social es precisamente la de una sociedad vasca que se va modernizando, que avanza, que tiene un nivel de vida, de satisfacción, bastante alto. Nada que ver con las calles de Belfast, separadas con alambradas. Con barrios enteros excluyentes, enfrentados. Allí era posible hasta ahora que un protestante paseara por una calle católica. Era jugarse la vida. Aquí la diferencia política no interfiere la convivencia en los barrios. No hay guetos. Con la actual tregua, ¿dónde se manifiesta el conflicto y la tensión, socialmente hablando? Tenemos otros conflictos mucho más reales, como el paro, los estranjeros, la la exclusión de los gitanos.

Lo que este "panfleto" nos dice, implícitamente, es que como un 10% de los vascos no se siente integrado, hay que iniciar un proceso nuevo, constituyente, aun a riesgo de perder el consenso social que ya tenemos, o que un 50% de la ciudadanía pueda quedarse fuera del proceso. ¡Eso sí que es integración social!.

El peligro que yo veo en esta Declaración está en la ambigüedad de las frases. Un lenguaje ambiguo puede acercar posturas en los casos en los que la violencia mutua es muy grande. En los casos en que la división social y política es tal que se hace imperioso comenzar de alguna forma. Pero un lenguaje que no quiera decir nada de por sí, en sociedades que más o menos han llegado a converger en cuestiones básicas de convivencia, sirve más para enfrentar que para acercar. Si no, cual es el significado de "un proceso de diálogo y negociación abierto, sin exlusiones respecto a los agentes implicados" en la Euskadi de Hoy. ¿Quien se siente perseguido por ser miembro de determinado grupo político, cultural, religioso? ¿Qué significa "conversaciones multilaterales que no exigen condiciones previas infranqueables para los agentes implicados". ¿De qué agentes me están hablando? Todo ello no es sino fruto de la estrategia del MLNV, de confundir con el lenguaje. Mientras a los demás se les exige ir desarmados dialécticamente a unas conversaciones,sin condiciones previas, porque al parecer son agentes implicados que excluyen, y que imponen condiciones previas ( por eso hay que tener buena voluntad y acudir a las conversaciones sin estatuto porque está agotado, sin Constitución porque es una imposición, sin Pacto de Ajuria Enea porque está muerto y nos enfrenta) EH va a esas conversaciones con todo el camino trazado. Paz = democracia = derecho de autoderminación - unificación territorial = ruptura con lo establecido. Y encima como no salga y ETA vuelva a las armas, desde el MLNV se acusará al resto de romper con las ilusiones que se crearon en la sociedad vasca. Y si no, al tiempo.

El acuerdo de Lizarra (ya hemos visto sus precedentes) es iniciativa el MLNV. Hay un programa, unos objetivos. Saben de la importancia que cada paso cobra dentro de la apuesta global (conversaciones secretas con el PNV, desgaje de éste con el PP en Madrid con el no apoyo en la aprobación de los presupuestos generales, ruptura con el PSOE en el gobierno vasco, acercamiento a HB, acuerdo de Lizarra, tregua de ETA), y hay una finalidad que se persigue sin salirse del guión (mostrar el agotamiento del actual modelo político, atacar sistemáticamente todo lo institucionalizado, rematar el Pacto de Ajuria-Enea que, reconocido por ellos mismos, tanto daño les hizo) intentando vender una Alternativa Democrática que la sociedad vasca rechaza una y otra vez, por más que lo intenten introducir como novedosa, cuando no es más que la alternativa KAS con nuevos ropajes. Y mientras tanto, los partidos nacionalistas hablando de un nuevo marco, abandonando el barco que les construyeron otros, sin proyecto y sin rumbo.

Pero donde mejor se ve la estrategia del MLNV es en las reacciones tras el acuerdo de Lizarra. A las habituales declaraciones de nuestros aletargados políticos, al estilo de "el documento es un esfuerzo que tiene su riesgo…que exige a los políticos que busquen soluciones" (Larreina), "observo una voluntad sincera entre todos los firmantes para iniciar una vía que permita alcanzar la pacificación de Euskadi" (Anttón Karrera), o "el documento nos compromete a los firmantes sobre la ausencia permanente de todas las expresiones de violencia del conflicto durante la fase resolutiva del diálogo" de Joseba Egibar, que, o ha soltado esa frase en un momento de despiste, en un lapsus, de tanto oírsela a otros, o forma parte de algún comando terrorista secreto del PNV, y por tanto habría que detenerle. Mientras se realizan estas declaraciones, repito, sin ningún contenido concreto, la órbita de HB le da al acuerdo su propia interpretación. No debemos olvidar que el mismo parte de su iniciativa.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Rafa Díez, Secretario General de LAB, realizó unas declaraciones tras la firma del documento. En ellas (DV 13 set. 98) realiza las siguientes manifestaciones:

El acuerdo de Lizarra tiene que ser un auténtico abrelatas político que aceleraría los compromisos de todos los firmantes por impulsar un marco de paz y democracia para Euskal Herria, un punto de inflexión irreversible para que se modifique el escenario político vasco. La posible socialización del documento, su extensión a nivel estatal e internacional y la posible dinámica de presión social que tendría que generar debería ser una auténtica bola de nieve social que modificase las posiciones del PP y del PSOE. En ese sentido creo que con esta declaración, la mayoría de la sociedad vasca aislaría las posiciones del PP y del PSOE y yo creo que se escenificaría el fin de los pactos de Ajuria Enea e Iruña. Su contenido es de gran alcance porque sitúa e identifica el conflicto, define los métodos de solución, establece el proceso y determina los contenidos de un acuerdo para ir a ese escenario de democracia que abre un escenario de paz.

El propio texto del Acuerdo de Lizarra no tiene ningún contenido en sí. Está redactado de tal forma que todo es vago e impreciso. Se habla de no establecer agendas limitadas, y apuesta en clave de resolución, apuesta por situar todos los proyectos políticos en igualdad de condiciones. El esfuerzo de los partidos nacionalistas e IU se centra en la confianza de que, de una vez por todas, dando una "salida" a ETA, esta la aproveche y deje las armas. La fase preliminar del texto habla de no exigir condiciones previas. En el apartado de la "fase resultante" se habla de la posibilidad de que el propio proceso sea abierto, y se puedan introducir nuevas propuestas. La buena intención es indiscutible. Pero el acuerdo, su contenido, parece más un método de trabajo. Y sin embargo Rafa Díez ve contenido. Es decir, en un texto que da juego para plantear cualquier opción, él reviste de su propio ideario las frases que no quieren decir nada y de entrada, orienta el texto para conseguir el verdadero objetivo. Habla de un punto de inflexión irreversible para modificar el actual marco. De aislar las posiciones del PP y del PSOE y de hacerlas modificar (¿no hemos quedado en que no hay condiciones previas?) y de finiquitar los pactos de Ajuria Enea. Ese es el valor del lenguaje indefinido: dar el significado que yo quiero a frases ambigüas. Y mientras tanto, el resto de los políticos hablando de esfuerzo, de riesgo, de voluntad sincera…

Pero al menos, nos podríamos plantear, ¿servirá para alcanzar la paz?. Hasta cuatro veces le plantea el periodista esta pregunta, en formas diferentes:

Eso es algo que compete exclusivamente a ETA…para ETA el contenido del acuerdo puede ser un factor político a considerar. A partir de ahí no puedo entrar en especulaciones.

¿En la izquierda abertzale se ha llegado a la reflexión del agotamiento de la violencia de ETA? (pregunta del periodista)

Esa reflexión no se ha realizado, al menos yo no la conozco, y sí hay una convicción de que en la sociedad vasca…hay un marco estatutario y del amejoramiento agotados.

A la pregunta de en qué consiste EH, que cambios introduce:

HB demuestra (Con esta reconversión, se entiende) que está dispuesta a ofrecer su capital político a una nueva situación, de estar a disposición de arriesgar para llevar a Euskal Herria a un nuevo escenario político y que tiene voluntad firme de convertirse en una unidad popular…referencia para sectores abertzales y progresistas. También pretende responder a una coyuntura, operativizar esas mayorías políticas y sociales que se están gestando…HB está planteando profundizar un concepto de unidad popular sobre mayores bases de pluralidad ideológica

Nuevo escenario político. Mientras todos bajan la guardia, EH llevándonos a una nueva situación, un nuevo escenario político que tiene voluntad firme ( haber cuando recuperamos nuestra firmeza) de convertirse en referencia. Es decir, seguir sus pasos. Se pretende salir el aislamiento de la Ponencia Oldartzen para implicar a otros sectores sociales. Con el modelo de referencia irlandés: pacto entre nacionalistas que dé lugar a una nueva mayoría en que no es posible la firmeza en contra de ETA, incluso en la hipotética vuelta a las armas, porque en las filas del "enemigo" ya no hay unidad. Y que el aislamiento lo sufran los españoles, con la alternativa de o bien seguir recibiendo bombas, pero a la intemperie, sin Pacto, si mesa de Ajuria Enea, o montarse a un tren que es conducido por el maquinista del MLNV.

Hay una cuestión que está en debate constantementen, en las tertulias radiofónicas, en la sociedad vasca: en las conversaciones entre el PNV -EA con HB, en la colaboración entre ELA y LAB, ¿quién arrastra a quién?. Esta es la valoración de Rafa Díez sobre esas conversaciones:

"Ha sido un factor muy importante para dotar de credibilidad a que es posible realmente articular una mayoría política y social que condicione el estatus quo actual…es un proceso hacia un nuevo escenario político

Al menos Rafa Diez lo tiene muy claro: Lizarra significa condicionar el estaus quo. Eso nos acerca a la Alternativa Democrática, y nos entierra los Pactos de Ajuria Enea e Iruña, como dice más arriba. La percepción que el MLNV tiene con este acuerdo, por lo tanto, es de que los partidos nacionalistas abandonan un campo que ocupaban hasta ahora, y no al revés. Por si alguno no se entera.

Pero PNV y EA insisten a HB en que las armas sobran.(pregunta)

Esa es su reflexión permanente. HB no puede hablar en nombre de ETA

Aquí se aclara la jugada. HB desde el principio manifiesta que hablará en su propio nombre. No exigirá nada a ETA. El PNV pretende arrastrar a los sectores más posibilistas del MLNV y se pliega a arriesgar el Status quo actual para atraerlos. Y se llega a la Declaración de Lizarra, que sirve para hacer estallar el escenario político, desgajar al PNV y EA del "bloque democrático", pero en ningún momento se condiciona la actuación de ETA. Se pone en cuestión el Estatuto, se finiquita el Pacto de Ajuria Enea (qué más concesiones se pueden hacer) y sin embargo el fín de la violencia no está garantizado. Pero es que además, en el documento se logra algo que hasta ahora la izquierda revolucionaria no había conseguido: hacer ver a todos por fín que la violencia del Estado se equipara a la de ETA. Que se admite por parte de los firmantes que no ha habido una verdadera transición democrática. Es un viaje hacia atrás. Por todo ello, era lógico que unos días más tarde, ETA decretara el cese de sus actividades. La batalla política había ganado un terreno precioso que no se debía desaprovechar. El comunicado de ETA, una vez más, interpreta la nueva situación política vasca en la tesitura de Rafa Diez. Como cambiante.

4. EL COMUNICADO DE LA "TREGUA"

Han sido muchas las voces que han celebrado efusivamente la publicación de este comunicado. Sin embargo, ateniéndonos a su contenido, no podemos sino constatar que el mismo no es sino la continuación, en la línea de la Alternativa Democrática, de la misma lucha, sin cambios ideológicos de ningún tipo (más bien al contrario. Es ETA quien detecta cambios en los demás).Analicemos su contenido.

ETA comienza haciendo una lectura del momento histórico que, según ella, vivimos:

Tras dos largas décadas…tenemos la oportunidad de dar pasos decisivos hacia la independencia…ETA afronta esta nueva fase política llena de esperanza…la posibilidad detener nuevas oportunidades, sin embargo, no debe cegarnos. No debe cerrarnos los ojos ante la situación que sufre Euskal Herria…los ciudadanos vascos estamos sojuzgados bajo dos estados fuertes…

Ya desde el comienzo, el comunicado está apuntando la meta a la que se dirige: la independencia. La independencia que no ha sido posible conseguir hasta ahora por estar "sojuzgados bajo dos estados fuertes", o sea, España y francia.

Seguimos. Tenemos que hacernos dos preguntas, según ETA. Cómo tenemos todavía opciones para ser un pueblo libre y porqué, hasta ahora, no lo hemos conseguido. A la primera cuestión, ETA contesta que si tenemos opciones de ser un pueblo libre es:

Gracias a la generosidad de miles y miles de valientes hombres y mujeres vascos…sin el ofrecimiento de los compañeros y ciudadanos muertos por las agresiones del enemigo; sin el sufrimiento…de los compañeros y ciudadanos que han sufrido en las comisarías las humillaciones y las torturas más salvajes…no estaríamos en el lugar en el que nos encontramos"

Ninguna referencia de esfuerzo al PNV o EA. Todo se lo debemos a ETA con esa "flexibilidad característica" de su parte, y que tanto exige Elkarri a los demás, mientras que ante esto, se calla. Resumiendo: si tenemos opciones como pueblo, es gracias a ETA.

Respecto de la segunda cuestión, el porqué todavía no somos un pueblo libre, dice:

Los caminos propuestos por la izquierda abertzale hace 20 años, esto es, los de avanzar en la democracia, no concitaron el acuerdo. Y en consecuencia, el mundo abertzale se dividió en dos caminos: por un lado el que partía de aceptar de facto la legalidad que imponía España; y por otro, quienes planteaban la ruptura con España para hacer frente a esa imposición tomando como legítimos todos los instrumentos que tiene un pueblo para defenderse. Ese primer camino, el autonomismo constitucional, ha traído la produndización en la división interna…quienes emprendieron el camino de ese autonomismo divisor con ánimo y buena voluntad se acaban de percatar de que en esa escalada había que subir paso a paso…y de que esa escalada no lleva a la libertad de Euskal Herria. Por nuestra parte, quienes hemos hecho una apuesta completa por Euskal Herria, estamos dispuestos a superar ese pasado cercano y seguir adelante en común en un proyecto nuevo lleno de ilusión. (los subrayados son míos)

Lejos de reconocer ningún error político (en el ético o moral ni entro), si Euskal Herria no es libre es porque hace 20 años no supimos (todo el resto de la sociedad) avanzar hacia la democracia, esto es, identifican la democracia como ruptura con España por medio de todos los instrumentos legítimos (incluída la violencia) para defendernos. Ya es hora de que nos demos cuenta de que democracia, para el MLNV es independencia. De que paz es Alternativa Democrática. De que avance es acercarse a los postulados del MLNV y ruptura con el sistema vigente. Pero es que además, ETA permite arrogarse el papel paternalista de quien posee al parecer la verdad única y parece estar dispuesta incluso a perdonarnos: "quienes enprendieron el camino de ese autonomismo (PNV-EA) se acaban de percatar (tras el acuerdo de Lizarra, claro está) de que esa escalada había que subirla paso a paso (pidiendo transferencias al estado) y eso no nos lleva a la libertad. ETA está dispuesta a seguir adelante en común en un proyecto nuevo, (es decir, la ruptura con el Status quo). Esta es la interpretación que tanto HB como Rafa Diez hicieron del acuerdo de Lizarra, al poco de firmarlo. La pregunta que me surge en estos momentos es la siguiente: dónde se ve que el PNV u otros partidos políticos estén promoviendo cambio alguno en el sentido de que en el MLNV haya un replanteamiento ideológico cuando la propia ETA les está llamando implícitamente reconvertidos?

Siguiendo con la cuestión, del porqué todavía tenemos posibilidades como pueblo, ETA responde:

Gracias a la lucha de todos estos años, un nuevo sector de la sociedad se ha acercado a la opción de la independencia… pensamos que debe subrayarse el desarrollo que se ha vivido en los últimos seis años. Ya que hemos pasado de unas posiciones de reistencia a una práctica de construcción. Queremos recalcar que la fuente de esta "situación mejor" reside en la generosidad de muchos militantes de la izquierda abertzale y en la lucha organizada que lleva dentro de sí la sociedad…por otro lado, en esta situación cambiante tiene un gran significado la socialización de la "Alternativa Democrática que tomó el lugar de la "alternativa Kas". La propuesta a través de esa nueva propuesta de paz, se ha extendido un nuevo concepto eficaz de base a lo largo de los últimos tres años. La necesidad de dar la palabra al pueblo, que el pueblo recupere su voz y que esa voz sea respetada. Hemos sido capaces nuevamente de extender en la sociedad la esencia del conflicto político que Euskal Herria tiene con España y con Francia. Además de poner en cuestión la legalidad "democratica" de las autoridades españolas y francesas, hemos planteado un concepto positivo en nuestro huerto, el de la democracia vasca. Hemos fijado unos mínimos democráticos que deberían defender cualquier demócrata para la resolución del conflicto (la autodeterminación y la Territorialidad), ofreciendo la posibilidad de que, tras lograr una situación democrática, cada cual tenga las mismas condiciones para desarrollar su proyecto…(los subrayados son míos)

Por qué nos encontramos más cerca de la independencia, según ETA? ¿Cómo es posible que ETA esté diciendo en este largo extracto que se ha socializado la Alternativa Democrática, cuando en documentos internos manifestaba hasta ahora el fracaso de este empeño? ¿Cómo puede decir que en los últimos tres años se ha extendido la necesidad de dar la palabra al pueblo (lema de EH en la campaña) o que han sido capaces de extender la esencia del conflicto político, que consiste en poner en cuestión la legalidad democrática y plantear "un concepto positivo en nuestro huerto (¡nuestro huerto, burukides del PNV y EA, para ETA están en su huerto!), el de la democracia vasca, si su intento de imposición mediante las diversas "borroka egunas" fué un auténtico fiasco? La clave es Lizarra, que no es sino posibilidad de introducir la Alternativa Democrática en un debate en los que faltan el PSOE y el PP. Porque efectivamente el documento habla de un conflicto entre el Estado español y Francia con Euskal Herria. Legitima la violencia de ETA en estos últimos 20 años y se afirma implícitamente que la paz solo puede venir para ETA tras el reconocimiento de la unificación territorial y el derecho de autodeterminación. Sin este reconocimiento no hay situación democrática, ni resolución del conflicto.

La "Tregua" se da porque hay una nueva situación, que es esta:

El cambio que advertimos en esta nueva situación es el siguiente, el fracaso de las estructuras institucionales que nos dividen impuestos por los dos Estados…El marco institucional vigente en Euskal Herria está agotado… El Estatuto de la Moncloa, el Amejoramiento…ahora quienes han defendido la potencialidad de esa estructura institucional admiten que no existe ninguna posibilidad para la independencia en ella, mostrándose de acuerdo con el análisis que solo ha defendido la izquierda abertzale…quienes apostaron a favor del autonomismo (los partidos nacionalistas EA y el PNV,el sindicato ELAy muchos abertzales honestos) se han dado cuenta de la esterilidad de ese camino. Ahora han demostrado la voluntad de acometer una nueva vía. Alejándose del calvario con España…lo que hay que elegir es España/Francia o Euskal Herria…no hay término medio entre el "autonomismo divisor" de ayer y de hoy y la soberanía en la autodeterminación y la Territorialidad…es reconfortante comprobar que también los otros caen en la cuenta de cuáles son los pasos principales que hay que dar para lograr la independencia

Parece que para ETA también está claro, como apuntaba Rafa Díez, que el cambio lo han dado los partidos nacionalistas, ELA y "muchos abertzales honestos". Lo que está planteando ETA es que el PNV, EA y ELA, al firmar el acuerdo de Lizarra, "han demostrado la voluntad de acometer una nueva vía", con el alejamiento del marco político actual y el alejamiento de España, además de haber dado los pasos oportunos para lograr la independencia. Es en esta clave de interpretación donde se produce la "Tregua". Si en algún momento estas premisas cambian, si se vuelve al actual marco político por parte de los firmantes del Acuerdo de Lizarra, ETA romperá la "Tregua".

Por si todavía quedara alguna duda, en la parte final del comunicado de la "Tregua", ETA plantea lo que ésta no es:

Consideramos imprescindible establecer o definir la fase política que tenemos delante, por la confusión que pueden motivar las últimas especulaciones, expectativas y declaraciones de los últimos días. Ya que no es nada correcto que nadie se engañe con los juegos de palabras de los políticos profesionales.

El objetivo no es la "pacificación" que propone un Ardanza que ha guiado durante una larga década la "españolización" y mucho menos dar a es "pacificación" una "apariencia" política para "tranquilizar la conciencia" de la izquierda abertzale o para su autoengaño…

Estarán engañando a la sociedad quienes buscan detrás de este profundo paso de Euskadi Ta Askatasuna la "normalización", la consolidación del marco actual y una paz sin que nada cambie…No habrá paz si no se asienta sobre los derechos de Euskal herria ya que esa es la esencia o el núcleo del conflicto que vivimos

ETA ha dado su paso más importante, ahora corresponde a los otros seguir adelante en el hueco que queda ahí y de una forma valiente además…

No habrá paz si no se asienta sobre los derechos de Euskal Herria. El núcleo del conflicto no está en que seis concejales del PP mueran (para el PP el núcleo del conflicto es que se negocie el cese de la violencia y que las armas callen ) o que abramos un camino que posibilite a ETA dejar las armas "honrosamente", o una reinterpretación del Estatuto de Autonomía "más generosa" como dicen los socialistas. "Que nadie se engañe con los juegos de palabras de los políticos profesionales" nos advierte. Es al final, en los ocho puntos de la DECLARACION, cuando se muestra cual es la base, el núcleo, el meollo de la resolución del conflicto y de la paz para ETA. Por cierto, se autodenominan "la organización socialista y revolucionaria para la liberación nacional vasca ETA" El término abertzale ha desaparecido. Aparece el de "socialista". No aclaran, sin embargo donde se ubican: si dentro de las tesis Guerristas, o de las Felipistas. ¿O será posible ser "Aranista" y "Pablo-Iglesialista" a la vez?

Antxon Suberbiola