GOIZ ARGI
(Número 4. Zenbakia - Martxoa 2000 Marzo)

3. "A sensu contrario", ¿ha acertado Jaime Mayor Oreja con su diagnóstico de "tregua-trampa" al servicio de un proyecto de "construcción nacional"?

El nacionalismo no ha estado acertado. No es la violencia lo único que separa a éste de ETA. Pero, por ello mismo, no puede estar acertado quién, como Mayor Oreja, cree que ETA es el frente militar de una alianza nacionalista. Por eso, difícilmente puede acertar en el diseño de la normalización política de la política vasca quién confunde, consciente o inconscientemente, las ofensivas estratégicas de ETA con el nacimiento de Sabino Arana. Es mas que probable que, muy lejos de normalizar, coadyuve a mantener o atizar las brasas del conflicto con el interés partidista de acabar, a la vez, con ETA y el nacionalismo vasco.

Mayor Oreja definió, efectivamente, la tregua de ETA como "tregua-trampa". Es el capital de credibilidad que pretende enarbolar en provecho de su aureola de ministro eficaz en materia de pacificación. Mayor Oreja rechazó como "trampa" que se considerara la declaración de tregua como un anuncio de abandono o liquidación prematura de ETA como organización o proyecto con aspiración a la hegemonía. Pero, Mayor Oreja aceptó como buena –poco importa si por despiste o interés sectario- la "trampa" que suponía identificar a ETA con el nacionalismo. Y Mayor Oreja y el Gobierno del PP ha continuado apostando a la hora de gestionar la cuestión vasca por la "argucia-trampa" que se sigue de la anterior identificación: subordinar el cumplimiento de la voluntad democrática de autogobierno realmente emitida por los vascos a la domesticación del nacionalismo y al cese de la violencia. El racionamiento transferencial y el alargamiento del periodo estatuyente ha originado, en amplios sectores del país, una gran sensación de frustración al ver inacabada la transición política. Después de todo, la evidencia, por lo tanto, es que Mayor Oreja no ha analizado, al menos con honestidad, no ha estudiado la teoría y práctica del movimiento revolucionario vasco y, en consecuencia, no ha acertado.