Artxibo rtf
(41 - 2007ko Martxoa)

LA Y VASCA. UNA APUESTA NECESARIA PARA LA EUSKADI DEL SIGLO XXI

Ante la ofensiva que están lanzando algunos sectores de este país en contra del proyecto del tren de alta velocidad se hace necesario realizar una profunda reflexión y un análisis riguroso sobre las consecuencias e implicaciones que tiene este proyecto para lo que va a ser la Euskadi del siglo XXI. Un proyecto, que no olvidemos, llega con más de 20 años de retraso con respecto a lo que en buena lógica y siguiendo el ejemplo de los países más avanzados de Europa tenía que haberse llevado a cabo en una Euskadi que entiendo que queremos que se encuentre en la vanguardia del mundo desarrollado. Asimismo, desde un punto de vista abertzale se trata, por la importancia que ahora analizaremos, de un proyecto estratégico y que siguiendo lo declarado por el lehendakari recientemente, no olvidemos que "sirve para unir a los vascos a los dos lados del Pirineo y a Euskadi con otros países europeos". Por ello, es importante conocer que el mayor enemigo que han encontrado las instituciones vascas para desarrollar este proyecto han sido las fuerzas nacionalistas españolas que veían, no sin razón, que este proyecto suponía un elemento de progreso y de vertebración que favorecía la construcción nacional de Euskadi. Teniendo en cuenta esto, se hace más importante si cabe, analizar uno por uno los aspectos más importantes del proyecto.

"Y" vasca – Un proyecto coherente con un modelo sostenible de desarrollo.

El tren de alta velocidad es, en la Euskadi de hoy en día, el único modelo de transporte compatible con el desarrollo sostenible y competitivo necesario para seguir avanzando como sociedad desarrollada. Se trata de un sistema de transporte moderno (aunque como he comentado anteriormente no olvidemos que llega con más de 20 años de retraso con respecto a la realidad de los países europeos más avanzados) que conectará ágilmente nuestro territorio y nos acercará más rápidamente al resto del estado y a Europa, principales mercados y destinos objetivos para nuestras empresas y ciudadanos. Sus características permiten recorrer largas distancias en un tiempo muy inferior al ferrocarril convencional, a la vez que respeta el entorno natural en mayor medida que los medios de transporte tradicionales y proporciona niveles de seguridad y confort muy superiores a los de otros medios de transporte. Lógicamente y como cualquier obra de infraestructura viaria tiene impacto medioambiental, pero se trata de un impacto controlado y sería mayor en caso de no desarrollarse este proyecto dada la gran saturación que viven los medios de transporte actualmente existentes. Voy a aportar unos datos al respecto:

  1. Reducirá en más de un 50% el nivel de emisiones contaminantes en el aire por la reducción en la utilización de los medios de transporte actualmente existentes (supone una reducción de alrededor de 7.000 vehículos por día) en más de un 50% lo que contribuirá también al consecuente ahorro energético en forma de más de 27.000 litros de gasoil al año utilizado hoy por carretera. Asimismo y por poder funcionar con electricidad, resulta el medio de transporte más sencillo para utilizar energías renovables.
  2. Reducirá el ruido sustancialmente con respecto al transporte en carretera y aeropuertos.
  3. Su trazado ocupa tres veces menos espacio físico que las autopistas actuales y gran parte del trazado discurrirá por túneles.

 

"Y" vasca – Un proyecto de vertebración interna y reducción del aislamiento.

En un país con más de 2,5 millones de habitantes dispersos geográficamente en más de 21.000 km2 parece necesario profundizar en medios de transporte que unan las principales urbes de nuestro pequeño y a la vez disperso país. En este sentido, este proyecto nos acercará más al viejo sueño que algunos tenemos de que Euskadi camine hacia un concepto de Euskal Hiria. Factores como la gran heterogeneidad de nuestro país que muchas veces desemboca en un desconocimiento y recelo entre provincias, el poco dinámico mercado laboral que hace que más de 5.000 jóvenes al año abandonen Euskadi en busca de trabajo en otros lugares y la poca cohesión cultural existente, hacen necesarios y urgente acortar las distancias entre capitales. Todo lo que no vaya en esta línea, contribuirá a desvertebrar el país y a impedir, desde un punto de vista abertzale, avanzar en un modelo sostenible de construcción nacional. Por ello no debemos olvidar que la Y vasca conectará las cuatro capitales vascas de Hegoalde en un tiempo medio de recorrido de poco más de 30 minutos.

Asimismo y, teniendo en cuenta las reducidas dimensiones de nuestro país, se hace indispensable reducir las distancias con nuestros vecinos y enlazar con las redes de alta velocidad que se está desarrollando tanto en el estado español como en Europa. El hecho de llegar a Madrid en 2 horas y en París en 5 horas facilitará enormemente la obtención de este objetivo. Además teniendo en cuenta que más del 30% del transporte de mercancías llegan desde Madrid por carretera y que anualmente más de 300.000 personas realizan de una u otra forma el trayecto Euskadi – Madrid, la implantación del tren de alta velocidad contribuirá a descongestionar el tráfico de personas y mercancías actualmente existente.

"Y" vasca – Un proyecto necesario para nuestra economía.

La economía vasca lleva creciendo por encima del 3% los últimos cinco años y así se espera que siga los próximos 2-3 años. Siendo la situación buena desde un punto de vista macroeconómico, no debemos olvidar que la economía vasca presenta unos problemas de productividad, niveles de innovación, dinamismo, fuga de talentos....que pueden poner en peligro el desarrollo futuro de nuestra economía con el consecuente deterioro en el nivel de empleo y por tanto bienestar de nuestra sociedad.

En este sentido, la Y vasca constituye la mayor inversión jamás realizada en este país, superando los 4.000 millones de euros y con, entre otras, las siguientes consecuencias económicas:

  • El gobierno central al ostentar la competencia para construir infraestructuras va a financiar la mayor parte del proyecto. Para ello cuenta con ayudas específicas de la Unión Europea ya que la Y vasca se encuentra dentro de un plan estratégico de mejora de redes de transporte en Europa. No es cierto por tanto, que para desarrollar este proyecto las instituciones vascas hayan tenido que reducir partidas presupuestarias para otro tipo de inversiones o gastos sociales, etc..En un principio, el gobierno vasco adelantará los desembolsos a realizar para desarrollar el proyecto pero estos importes serán compensados a través del cupo que paga la C.A.V. por los servicios que presta el gobierno central y no el gobierno de Gasteiz. Al margen de consideraciones políticas, lo cierto es que de no desarrollarse este proyecto, este desembolso de más de 4.000 millones de euros (equivalente solamente la inversión al 10% del P.I.B. vasco- superior a la aportación al P.I.B. de un año de todo el grupo MCC), hubiera ido a parar a otro lugar del estado español o de Europa, con la consiguiente pérdida de una oportunidad histórica para modernizar el país y darle el mayor impulso económico de su historia.
  • Con la inversión prevista, se crearán más de 6.000 empleos directos y 3.000 indirectos y una vez finalice la inversión, se estima que se crearán de manera continuada más de 3.000 empleos, esto sin contar el efecto positivo que para la economía general provocaría la existencia de la Y vasca lo que también repercute en la mayor creación de puestos de trabajo en otras actividades no relacionadas directa o indirectamente con este proyecto.
  • Derivado del menor consumo de combustible y emisiones contaminantes, el ahorro de tiempo, accidentes,..se esperan unos ahorros superiores a los 400 millones de euros, lo que contribuirá a mejorar la productividad de nuestras empresas y ser así más competitivas.
  • La existencia de la Y vasca permitirá a las instituciones vascas desarrollar planes de desarrollo económico con una perspectiva más nacional que provincial dadas las mayores posibilidades de flujos de mercancía y de personas entre las diferentes capitales vascas, lo que multiplicará su efecto y contribuirá a dinamizar el mercado laboral vasco contribuyendo a evitar la constante y muy preocupante marcha de nuestro jóvenes a ciudades como Madrid o Barcelona.
  • Este proyecto facilitará la potenciación del eje Aquitania – Euskadi como área económica estratégica a nivel europeo lo que contribuirá al desarrollo de nuevos proyectos que permitan incrementar nuestro crecimiento económico y permitir la creación de nuevos puestos de trabajo.

En un contexto internacional en el que la amenaza competitiva de países como China que, debido a la explotación a la que se somete al pueblo trabajador logra que sus costes laborales sean 10 veces menores a los existentes en Euskadi, se hacen necesarios proyectos que mejoren la productividad y la innovación de nuestras empresas, ya que éstos son las únicos caminos a seguir si no queremos ver deteriorado nuestro estado de bienestar, amenazado por economías en la que los derechos humanos simplemente son inexistentes. Un desarrollo económico que profundice en estas vías, nos exige unas infraestructuras adecuadas y adaptadas a los nuevos tiempos y no olvidemos que países como Francia, Alemania, Países Bajos, Bélgica, ..nos llevan décadas de adelanto. En este contexto se hacen necesarios llevar adelante varias iniciativas y entre ellas no cabe duda que el tren de alta velocidad es una iniciativa clave. Estamos gozando de la mejor situación económica en la historia de este país, pero no debemos olvidar que vivimos en un mundo cambiante y que de no afrontar adecuadamente los retos del futuro, nuestra calidad de vida puede verse deteriorada notablemente.

 

"Y" vasca – Un factor de mejora de calidad de vida.

Algunos plantean que la Y vasca se ha diseñado para beneficiar a las grandes empresas, a los intereses de las grandes constructoras, etc…y que no tiene en cuenta las repercusiones sobre la calidad de vida de la población. Es evidente que este proyecto, como he comentado en el punto anterior, beneficia a las empresas y a la economía en general pero resulta absurdo rechazar un proyecto por el hecho de que algunas empresas tengan la posibilidad de generar beneficios. Actualmente ni los países comunistas rechazan esta opción y es más, con tal de lograr este objetivo no dudan en vulnerar los derechos mínimos que deben de tener los trabajadores. Y como muestra de ello, no hace falta más que ver y oir a los grandes magnates capitalistas idolatrar a China o a determinados empresarios españoles alabar el régimen cubano. Afortunadamente, la situación en nuestro país es diferente y gozamos de unos derechos que resultan irrenunciables por lo que la mejora de los resultados de las empresas residentes en Euskadi pasa por una mejora en la competitividad derivada de una oferta con mayor valor añadido basada en la calidad, modernización de nuestros procesos de gestión, innovación y mejora en la productividad. Ante esto, me planteo la siguiente cuestión, ¿una mejora en el desarrollo económico de Euskadi no mejora por tanto la calidad de vida de los ciudadanos vascos?

Al margen del aspecto económico, hemos visto que bajo un punto de vista medioambiental se trata de un proyecto cuyos efectos no solo no son preocupantes sino que contribuye a reducir el efecto nocivo derivado del uso de otro tipo de transportes que resultan insostenibles si se cumplen las perspectivas de desarrollo que se espera para los próximos años.

El hecho asimismo de poder viajar entre las diferentes capitales de Euskadi con trayectos que apenas superan los 30 minutos, sin tener que conducir, evitando el riesgo de accidente, y pudiendo trabajar en cualquiera de las capitales, ¿ no es acaso una mejora en la calidad de vida? ¿Acaso el hecho de contribuir a evitar que nuestra juventud se marche de Euskadi no es una mejora en nuestra calidad de vida ?

La política de precios que se va a adoptar va a, en función de lo comentado por la Consejería de Transportes, beneficiar a aquellos usuarios que usen reiteradamente el servicio, y en todo caso, va a resultar más económico que el actual, que predominantemente es por medio de vehículos. Esperemos que estas promesas se cumplan y que los precios sean sociales y al alcance de la inmensa mayoría de la población vasca. Ésta debe ser una de las grandes premisas que debe respetar la Y vasca para poder cumplir algunos de sus objetivos y las instituciones vascas deben mostrar responsabilidad ante ello.

"Y" vasca – Un paso más en la construcción nacional y social de Euskadi.

Las implicaciones desde un punto de vista abertzale han quedado reflejadas a lo largo del texto, pero me gustaría reiterar que los mayores enemigos de la Y vasca han sido los diferentes ejecutivos que han gobernado el estado español. Especiales trabas puso el gobierno presidido por José María Aznar que veía en este proyecto una gran posibilidad para que Euskadi progresara en términos económicos y de cohesión nacional lo que podría incrementar el apoyo a las ideas abertzales. Únicamente, un cambio en el panorama político fruto del nuevo contexto político que parece que se avecina ha posibilitado que el gobierno del PSOE haya apoyado este proyecto y lo haya avalado ante la Unión Europea. El mismo presidente de la Comunidad Foral Navarra, Miguel Sanz, nada sospechoso de querer estrechar relaciones con la C.A.V., ha realizado todas las gestiones posibles para que Navarra no se vea al margen de este proyecto, aunque esto le suponga acortar distancias con el resto de provincias vascas.

La Y vasca supone un símbolo de lo que queremos que sea nuestro país en un futuro, si queremos parecernos a los países más avanzados de Europa o si apostamos por modelos de desarrollo económico que ni tan siquiera los países comunistas y la autodenominada nueva izquierda latinoamericana apuestan. En este contexto, las instituciones vascas deben esforzarse en comunicar las bondades y aspectos relevantes del proyecto a la sociedad vasca y deben ser transparentes en todo el proceso de adjudicación de las diferentes obras que abarca el proyecto, articulando los mecanismos necesarios que hagan que la ciudadanía se sienta partícipe del mismo. Estos aspectos son clave para que no se generen dudas y desconfianza en la sociedad y así contribuir a que no tengan éxito aquellas iniciativas que buscan, en un posible contexto de resolución del conflicto político, un nuevo foco de ruptura con las instituciones vascas y de tensionamiento social.

Telmo Agirre - Miramon