Artxibo rtf
(33 - 2004ko Azaroa)

Añorando una Vanguardia Cultural Vasca

Estas líneas pretenden ser un acercamiento, un intento de comprensión de un fenómeno que como nacionalista que soy ha sido fuente de reflexión y desasosiego. Reflexión digo, por cuanto ha generado constantes referencias mentales al tema y desasosiego por la sensación de culpabilidad que en algunos momentos me ha abordado al hacer referencia al mismo. Informo y hago constar, que la bisoñez del que aquí escribe, puede ser un argumento para posterior refutación y crítica de la línea argumental que a lo largo de los siguientes párrafos iré desarbolando. Expondré finalmente una visión particular del problema. También quiero hacer constar alguna característica de mi personalidad y que a todas luces sesgará y condicionará todo posible análisis. Tengo un carácter en ocasiones impulsivo y soy radical en la defensa de lo que creo justo.

Sin más dilación entro en la cuestión. El objeto de mi quebranto, ese desasosiego mencionado es el siguiente; ¿Qué ha hecho mal el nacionalismo vasco para que próceres de su ideología la abandonen?.¿ Qué ha pasado durante los últimos veinte años para que el nacionalismo vasco no haya aumentado su capital humano, su masa electoral, " su legitimización social"?. Es la respuesta a todo esto la violencia ejercida por ETA o hay algo más …

 

Una vez expuesta la cuestión quisiera profundizar más en mi quebranto, en mis sensaciones. ¿Que ha pasado con Imanol, con Arregi?… ¿Qué ha pasado con una intelectualidad Vasca crítica con los partidos nacionalistas Vascos?. ¿Por qué no se decanta Bernardo Atxaga por un partido nacionalista a la hora de hacer públicos sus posicionamientos políticos?. En mi caso personal, el ámbito de la cultura y de las letras es un referente válido y con prestigio que ayuda a posicionarme, a decantarme ante una opción u otra. Quiero con esto decir que son los referentes culturales (y en mi caso añadiría universitarios y técnicos) los que pueden condicionar mi concepción de las cosas, mi posicionamiento político. ¿Qué ocurre pues en Euskal Herria que no hay realmente una inteligencia, una vanguardia cultural-universitaria nacionalista?.

 

Supongo que la bisoñez en ocasiones no me deja ver en ocasiones la ardua tarea de vivir, lo que cuesta ganar el jornal de cada día y la percepción que con la edad se tiene que el capital económico es un valor sino el más importante. Podría explicarse que el fenómeno anterior no se ha dado por el atractivo económico, de cierto estatus social, que puede dar posicionarse contra el nacionalismo vasco. Quizá en casos personales así sea, pero no cero que sea esta la causa que lo explicara todo.

También puede achacarse a alguien con carácter impulsivo que ante la violencia sin sentido de ETA se reaccionara en contra de todo aquello relacionado con ETA y la ideología que esta representa. Más y en esto creo que expongo un ejemplo poco válido, un alemán no deja de serlo por el antecedente de un partido Nazi , ni un ruso deja de ser ruso ( y querer una patria rusa) por el hecho de la existencia de Stallin.

Y ahora, y en esto caigo en la provocación (en aras de ser constructivo con mi ideología nacionalista vasca ) mantengo que la formación de esa vanguardia cultural vasca no se ha dado por culpa de los partidos nacionalistas Vascos PNV-EA. Estos partidos no han sido capaces de mejorar dos cosas para mí fundamentales y sobre las que creo que podían haber hecho mucho más durante los años en los que se ha tenido gran influencia sobre la sociedad vasca. Estoy pensando en la integración de la sociedad Vasca y la eliminación de ETA. Con una sociedad vasca integrada y sin la violencia de ETA , habría un caldo de cultivo para una potencial vanguardia Vasca. Ahora, ésta no se expresa ni se genera por el Tabú que supone la violencia fascista de ETA, ni la amenaza de desintegración de una sociedad dividida.

A mi entender (opinión particular), las élites de sendos partidos, la ideología en suma, no se ha adecuado a los tiempos que corren ni a la composición real de la sociedad. Un ejemplo sería, y con esto sé que estoy tocando un tema tabú dentro de los partidos nacionalistas, el perfil de un hipotético Lehendakari. No hay reglas escritas pero todos sabemos que dicho perfil es reduccionista en el sentido de que exige apellidos vascos y un dominio de la lengua vasca (a los hechos me remito). El papel jugado por los partidos nacionalistas vasco ante ETA, rol que en ocasiones ha rozado la ambigüedad y no ha mostrado la contundencia que la sociedad (a mi entender) ha exigido. Un corpus ideológico condicionado por pesos pesados del nacionalismo descendientes de un exilio tras la guerra civil o represaliados en tiempos de Franco. Una militancia cuyo peso específico reside en los pueblos teniendo un peso relativo menor la gran ciudad, la capital.

A mi entender se falló en su tiempo en el proceso de integración de aquellos elementos legitimizadores de una ideología frente a aquellas partes de la sociedad sin contacto histórico con el nacionalismo. Que hubiera pasado si al frente del PNV y EA hubieran sido designados líderes de perfiles menos "etnificados", más de acorde con la situación real de la sociedad. Que hubiera pasado si el nacionalismo vasco hubiera pasado de ser una ideología de resistencia frente a la tiranía del régimen de Franco a una ideología mutable, flexible de acorde a las diferentes realidades históricas y de composición del corpus social.

También se falló en no aplicarse con más contundencia frente al mundo de ETA: Se tuvo miedo en deslegitimarla, en acabar con su base social a base de criminalizarla (digo bien), cuando públicamente se lanzaban sentencias de muerte, se amenazaba sin repercusiones y eran los amos y dueños de las calles. Todos nos conocemos, todos sabemos como se movían los hilos de esa especie de teatro callejero donde ETA escenificaba su lucha y debíamos consentir la presencia de sus actores. Hoy es el día en que me acuerdo del tratamiento que se dio en el diario Egin al Concejal de Ermua tras su muerte como una rata; "colono"… ¿Cuantos colonos se sentirán como tales en esta tierra ¿

 

Entiéndase que estas líneas están escritas por alguien que disfrutaba con la voz profunda de Imanol y con los cuentos de Atxaga entrando un poco en contradicciones personales al escucharles en sus planteamientos políticos, sin más.

Marko Boronat