Artxibo rtf
(21 - 2002ko Otsaila)

La propuesta de paz de Batasuna

Se ha capturado más de una tonelada de dinamita en un arsenal que tenía ETA en Pau, que además servía de centro de adiestramiento para los integrantes de sus nuevos comandos. Y, en el mismo día, Batasuna presenta su propuesta de paz. Así de compleja se nos muestra nuestra situación. Tenemos a un lado la prueba material de que ETA, como siempre, fiel a su trayectoria histórica y a su metodología de lucha, quiere una guerra larga y prolongada. Y al otro lado el texto de una organización política como Batasuna donde hallamos un nuevo lenguaje, un lenguaje de conciliación, de asunción de valores plenamente democráticos que es, además, una propuesta de paz. ┐Algo se estará moviendo? ┐Se estará dando, por fin, la tan ansiada autonomía de Batasuna respecto a ETA? ┐Se ha abierto una brecha en el monolítico mundo del MLNV? ┐Habrán triunfado los "blandos" sobre los "duros"?

La única manera de despejar estas incógnitas consiste en analizar dicho documento. Para tal fin, hemos estructurado este artículo sobre la base de las claves de la propuesta de Batasuna que publicaba DV el 27/01.

Autodeterminación y paz: Cuando se habla de "marco para la paz", de que por la aceptación del derecho de autodeterminación para Euskalerria, "cambiaría la naturaleza del conflicto", nos acordamos de que esta propuesta no es más que una reelaboración de la Alternativa Democrática (AD) de ETA. Pero en lo sustancial, tal como sucedía con la AD, tampoco se nos ofrece ni se nos garantiza la paz como fruto de la aceptación de esos principios. Y no podía ser de otra manera. Esta aseveración queda suficientemente clara en el siguiente punto.

Escenario desmilitarizado: La existencia de un marco en el cual sólo se invita a renunciar a los dos estados "a la utilización de la violencia" cabe tildarla como mínimo de una burla a la inteligencia del lector. No se citan ni a ETA ni a los grupos de Kale Borroka ni al uso que hacen de la violencia. En el contexto de una supuesta propuesta para la paz tal omisión no es sino la legitimación de su violencia, frente a la violencia legal, no sólo de los estados, sino del propio Gobierno Vasco que, desde la perspectiva antisistema del MLNV, también es "estado" y, en consecuencia, también ejerce una violencia ilegítima. En definitiva, desde esta óptica la paz vendrá como resultado de que ETA y los grupos de KB sean los únicos detentadores de la fuerza en Euskalerria, y de la asunción sin remedio, de su victoria militar.

Derecho de autodeterminación: El planteamiento de una Euskalerria única como único sujeto de derecho en el contexto actual de una división estatal entre Euskadi Sur y Euskadi Norte y la existencia de una comunidad navarra diferenciada, es evidentemente, un planteamiento de ruptura que niega la Euskalerria real. Es decir, se niega la existencia del país que han elegido los distintos ciudadanos vascos en sus respectivos marcos estatales y autonómicos. Si atendemos a los preceptos de la propuesta de paz, nos encontramos que bajo la cobertura de una máxima democracia se niega radicalmente la democracia existente, en este caso, la democracia representativa, el modelo occidental de democracia. Y se niegan, asimismo, los cauces democráticos y reales para que, desde una perspectiva abertzale, existan mayores niveles de integración entre los distintos territorios vascos.

Introducción histórica: La referencia a la historia vasca es totalmente partidista en tanto que lo único que se citan son acontecimientos bélicos o momentos insurreccionales que puedan proyectar el espejismo de una continuidad histórica entre ETA y otros movimientos anteriores. Pero hay una clara omisión a la defensa de la foralidad, de la legalidad, como dinámica de la conciencia nacional del pueblo vasco. Se aprecia una clara omisión de Sabino Arana, en tanto primer creador de esa conciencia y se repite el flagrante olvido de la legalidad republicana que encumbró un Gobierno Vasco que durante décadas representó, de cara al pueblo vasco, la verdadera legalidad frente a la dictadura franquista. Batasuna cita la historia vasca en sus momentos de enfrentamiento porque esa es la imagen y la realidad de Euskalerria que está creando actualmente y que pretende perpetuar.

Paz es hablar de derechos: La retórica acerca de los derechos de "todos y todas las ciudadanas en el conjunto de Euskal Herria" no es más que la adaptación del lenguaje democrático a unas exigencias que, de entrada, se saben imposibles de conseguir: el "derecho de autodeterminación" para los seis herrialdes de Euskalerria y la retirada de las fuerzas del orden francesas y españolas. Lo que le interesa a Batasuna es pintar con un barniz abertzale lo que realmente es una utilización del problema nacional vasco al servicio de la prolongación del conflicto, de la guerra prolongada. Cuando ETA hablaba de que no quería prolongar el conflicto "durante otros veinte años" estaba expresando más una posibilidad que un deseo. El ejercicio consciente por parte de Batasuna de plantear condiciones políticas imposibles es la mejor apuesta para la prolongación del conflicto bajo el barniz de un deseo de paz que se desmiente con los hechos y las palabras.

Paz y proyectos políticos: La autodeterminación que pide Batasuna es antagónica a la autodeterminación que pide el nacionalismo. Ya decía ETA que el modelo de refrendo que planteaba el lehendakari Ibarretxe era una "declaración de guerra". Hemos de partir de la base de que para Batasuna es más importante quién gestione el proceso político que las propias reivindicaciones políticas en sí mismas. Esta propuesta es un modelo de gestión por parte de Batasuna del proceso político, con exclusión de todos los demás.

Marco para la paz: La alusión a la autodeterminación como un "derecho humano" y la omisión de los derechos de la vida y la libertad de las personas no constituyen más que el enésimo ejemplo del juego de lenguaje que el MLNV nos tiene acostumbrados. ┐Todos los derechos humanos de todos los ciudadanos vascos? Empecemos por lo primero, por la libertad y por la vida. Pero está claro que la propuesta de Batasuna no se dirige ni a ETA ni a los grupos de coacción callejera. Ni se refiere a los derechos humanos en general sino a un derecho en particular que les reporta la posibilidad de seguir funcionando con una careta abertzale.

Respetar la pluralidad: Unir pluralidad y admisión del derecho de autodeterminación es, nuevamente, mezclar churras y merinas. ┐Son los ciudadanos particulares de Euskalerria sujetos de derecho? ┐Si lo son por qué se los mata, se los extorsiona y amenaza? Somos sujetos de derecho colectivo porque somos sujetos de derechos individuales y no al revés. Hay derecho de autodeterminación de los pueblos porque hay derecho de autodeterminación de las personas. Para el MLNV, como para cualquier grupo revolucionario marxista-leninista, los derechos individuales no existen, y las personas particulares son entes prescindibles.

Antes de concluir, no queremos pasar por alto la utilización del lenguaje democrático, de los términos de "autodeterminación", "derechos humanos", "pluralidad" etc, que utilizan los autores del documento. Esta técnica no es sino otra forma de llevar la guerra al propio lenguaje, tratando de confundir y manipular, ya que el contenido que otorga Batasuna a esos términos es el que quiere, es el que favorece sus propios designios de ruptura y enfrentamiento. El MLNV es una organización político-militar, y por tanto, el uso de las palabras se corresponde al uso de la fuerza y viceversa. Las palabras no pueden aislarse de los hechos.

Finalmente, es necesario valorar el contexto en el cual se presenta públicamente la propuesta. Por una parte asistimos al desarrollo de una Conferencia de Paz promovida por Elkarri, de la cual conocemos que ETA, el principal actor de la tragedia que nos toca vivir, no se compromete con lo que pueda derivarse de las conclusiones de la misma. Pero la organización política del MLNV, Batasuna, acudirá sin duda a esa conferencia para hacer oír su voz, vender su nueva propuesta y ganar legitimidad, mientras ETA sigue matando De esta manera, el MLNV, en plena ofensiva armada, podrá romper su aislamiento político y, bajo la cobertura del diálogo, seguir aplicando su estrategia político-militar, de combinar el discurso de la paz, de la promesa de una solución inmediata del conflicto (que, evidentemente, está en sus manos, en manos de quien hace la guerra) con la fuerza de las armas y de las amenazas.

Y por otra parte, cuando sufrimos en la actualidad la máxima ofensiva militar de ETA contra las instituciones vascas y sus representantes, a su vez, presenciamos la máxima ofensiva política de Batasuna contra el Gobierno Vasco. Es llamativa sin duda, la omisión que del papel del nacionalismo y del gobierno que lo sustenta realiza la propuesta de Batasuna. Es evidente que para el MLNV el escenario ideal es aquel donde no exista el nacionalismo, donde la legitimidad nacional sea monopolio exclusivo del MLNV. Un mapa donde Ibarretxe y el nacionalismo hayan desaparecido o estén minorizados y nuestras instituciones deslegitimadas. Sobre este aspecto cabe recordar el párrafo final que Joseba Arregi escribía en esta misma sección del DV el 24/01 titulado "Del compromiso al caos". Decía: "Y los que siempre apostaron por la deslegitimación de las instituciones surgidas del Estatuto de Gernika, porque lo suyo es el movimiento permanente, la desinstitucionalización, la revolución continua, la falta de soportes de la sociedad para que no se sienta confiada, para que no sepa quién es, los revolucionarios profesionales que descubrieron que una nación sin Estado es mucho mejor elemento de movilización que el proletariado para alcanzar el fin de la revolución antisistema..." Así es, esa y no otra representa la acción concreta del MLNV y en función de esa práctica tendremos que valorar sus palabras.

 

Imanol Lizarralde

Iban Etxaniz