Artxibo rtf

LAS AVENTURAS DEL LENGUAJE POLÍTICO ( VI ): Democracia

Hay un estudio sobre la libertad de prensa en el mundo y que se puede bajar tranquilamente desde Internet. La única pega es que está sólo en inglés. Su dirección es la siguiente: www.freedomhouse.org y el documento se llama Press Freedom Survey. En su última edición, la del 2000, se hace un análisis exhaustivo de cada uno de los 186 estados que sirven para este trabajo. La situación, a nivel global, resulta ser la siguiente: se considera que únicamente en 69 estados (un 37%) pueden los medios de comunicación moverse y expresarse libremente. En 66 estados (36%) su libertad estaría absolutamente condicionada, mejor dicho, negada. Y la situación del resto, 51 estados (27%) estaría entre las libres y las no-libres. El estudio presenta un mapa-mundi en colores y, la verdad, se demuestra que una imagen vale por mil palabras. ¡Véanla!. Con el ranking que se extrae de este estudio podríamos organizar una entrega de premios, con el siguiente resultado:

Los 5 estados más carcas: 1) Birmania y Corea del Norte (ex-aequo), 0 puntos de libertad sobre cien

(premio limón) 3) Irak, 2 puntos de libertad sobre cien

4) Cuba y Tayikistán (ex-aequo), 6 puntos de libertad sobre cien

Los 5 estados más majetes: 1) Naurú, 94 puntos de libertad sobre cien

(premio naranja) 2) Bahamas, 93 puntos de libertad sobre cien.

3) Islas Marshall, Nueva Zelanda y Suiza (ex-aequo) 92 puntos sobre cien.

Convendrán conmigo en que les he puesto en una posición incómoda. Aita, ¿dónde está Naurú?, ejem, .. bueno, creo que está en ,,, bueno, y a mí ¿que puñetas me preguntas si a mi edad eso no existía?. Pues Naurú, o mejor dicho, la República de Naurú se encuentra entre los estados independientes de Melanesia, su extensión es de 24 km2 y su población, 11.000 almas. Su capital es Yaren, su idioma el inglés, y su moneda el dólar australiano. Con éste último dato ya se habrán situado, ¿a que sí? Pues nada, de ahora en adelante, ¡a chulear!

En este mismo estudio se cita a los estados que controlan y filtran el acceso a Internet de sus súbditos (nunca mejor dicho lo de sub), evitándoles la peligrosa tarea de discernir lo bueno de lo malo, no vayan a ser víctimas de ideas subversivas, ideas que vayan en detrimento de la seguridad nacional, y bla, bla, bla, ,,, En estricto orden alfabético he aquí los 20 "papá-estados": Arabia Saudí, Azerbaiyán, Bielorrusia, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Irán, Irak, Kazajstán, Kirguizstán, Libia, Sierra Leona, Siria, Sudán, Tayikistán, Túnez, Turkmenistán, Uzbekistán y Vietnam.

Si hacemos caso del Anuario económico geopolítico mundial 2000 (Ediciones Akal) 10 de estos 20 estados, o sea un 50%, tienen un sistema de gobierno presidencialista, hay uno de monarquía absoluta (Arabia Saudí), otro bastante ambiguo (Irán) "basado en los principios de la ética del islam, combinado con elementos de democracia parlamentaria", tres dictaduras (Birmania, Libia y Sudán), una democracia a secas (Sierra Leona) que, supongo, bastante tendrá con su guerra civil; dos comunistas de partido único (Corea del Norte y Vietnam), una socialista de partido único (Cuba) y finalmente, la que más me ha chocado, China, cuyo sistema de gobierno es definido como democracia popular de partido único.

Teniendo en cuenta que los dos comunistas, más el socialista y el de democracia popular tienen un partido único, que, además, es el partido comunista en los cuatro casos, convendremos en que se nos presenta el comunismo, el socialismo y la democracia popular como conceptos equivalentes. De los dos primeros no quiero volver a hablar, pues ya lo hice en otro artículo dedicado al socialismo. Pero de la democracia popular, hablaremos, ¡claro que hablaremos!, sobre todo teniendo en cuenta que el sistema de gobierno de los 5 estados galardonados al comienzo de este artículo con el premio naranja se nos es presentado como democracia parlamentaria. ¡Los cinco!. Fin de la primera parte.

Dos palabras griegas comparten la idea de poder. La primera, arkheim, está ligada a la antigüedad, a la tradición, a la magistratura, al mando. De ésta se derivan, por ejemplo: monarquía (=gobierno de uno) y oligarquía (gobierno de unos pocos). Pero hay otra palabra, en parte equivalente, kratein, que significa ser maestro, en referencia a la idea de poder, de relación de fuerzas, de autoridad. De ésta se derivan palabras como: aristocracia (=poder o gobierno de los nobles), burocracia (=poder o gobierno de los funcionarios), democracia (=poder o gobierno del pueblo), plutocracia (=poder o gobierno de los ricos), teocracia (=poder o gobierno de Dios o de la casta sacerdotal), ... Sin olvidar que acracia y anarquía significan cosas equivalentes, o sea, "sin autoridad", "sin poder".

Pues bien, ya sabemos que, si nos atenemos a su significado primero, la palabra democracia esta compuesta de demos, palabra griega que quiere decir "pueblo" y de kratos, que, como hemos dicho en el párrafo anterior, significa "poder", "gobierno". El sujeto del poder es, en este caso, el pueblo. En las otras palabras, los sujetos son: los nobles, los funcionarios, los ricos, la casta sacerdotal, ...En ésta: el pueblo. En las otras palabras los sujetos son claramente identificables. En ésta, no tanto. Porque, ¿qué es el pueblo?. Echamos mano del Diccionario de la RAE y leemos: "Conjunto de personas de un lugar, región o país". Con conjunto entiendo yo que se quiere aludir a la totalidad de las personas que viven en ese lugar, región, o país. De esto se deriva que, la democracia es el poder de todos lo que viven en un lugar, región o país, sin distinción de sexo, edad, ... ¿De verdad? Pues aquí y ahora se necesita tener 18 años para votar, y si no, no se puede. Por lo tanto, ¿es acaso la democracia el gobierno de los mayores de 18 años? ¿Ha sido siempre así?.

Como estamos hablando del lenguaje político no podemos olvidar hacer la distinción entre la totalidad de los habitantes de un lugar, región o país, que sería lo que denominamos "población" y la parte de los mismos que tienen derechos civiles y políticos plenos. Ha habido un proceso histórico de eliminación de barreras (esclavos, siervos, negros, mujeres, ...) ante la conformación de esa parte de la población electora y elegible, detentadora de los derechos y deberes cívicos y políticos, hasta llegar a la actual situación. Es obvio que en términos cuantitativos el número actual de los sujetos de la democracia es difícilmente superable. La evolución histórica ha ido en una dirección muy concreta: excluir diferencias. Excluir diferencias de raza, color, sexo, dinero, creencias (sean estas religiosas o no), ... . Excluir para igualar el derecho de todos y cada uno a ser actor del proceso democrático, aunque, como en el teatro, los papeles principales sean escasos. Resumiendo: lo que llamamos el sufragio universal.

Y el sufragio universal es, junto con el sistema de partidos, el que conforma la democracia parlamentaria a la que nos hemos referido al comienzo de este artículo. Y como todo esto es sabido, no voy a hacer más hincapié en ello.

Pero hay otro concepto de democracia que se llama democracia popular. Parece que el nombre es un poco reiterativo ¿no?. Poder o gobierno del pueblo popular. Qué raro suena. Si "popular" es perteneciente a pueblo, democracia popular será como decir "poder o gobierno del pueblo-pueblo". Demasiado pueblo. Pero veamos qué significa, en tres citas:

1.- En La revolución proletaria y el renegado Kautsky, Vladimir Illich Ulianov, alias Lenin, decía lo siguiente: "La democracia pura es un embuste de liberal que embauca a los obreros. La historia conoce la democracia burguesa, que sucede al feudalismo, y la democracia proletaria, que sustituye a la burguesa ... La democracia burguesa, que constituye un gran progreso histórico en comparación con el medioevo, sigue siendo siempre (y no puede dejar de serlo bajo el capitalismo) estrecha, amputada, falsa, hipócrita, paraíso para los ricos y trampa y engaño para los explotados, para los pobres". Esto lo escribió el año 1918.

2.- En el escrito Sobre el proyecto de construcción de la República Popular China de Junio de 1954 Mao nos definía de esta forma la democracia popular: "En nuestro proyecto de Constitución se combina la fidelidad a los principios con la flexibilidad. Los principios son fundamentalmente dos: el de la democracia y el del socialismo. La nuestra no es una democracia burguesa, sino una democracia popular o, dicho de otro modo, es la dictadura democrática popular dirigida por el proletariado y basada en la alianza obrero-campesina." Vamos, que si antes no lo veíamos claro, ahora menos. ¿Qué es esto de una democracia que a la vez es dictadura? ¿Cómo pueden ser compatibles ambos términos?.

3.- El Movimiento Revolucionario Tupac Amaru en un trabajo titulado Carácter de la Revolución peruana dice así: "La democracia que se sustenta en el pueblo organizado, en el bienestar popular, en el derecho de opinión, de movilización, de creencia, en la defensa de los derechos humanos de nuestro pueblo, será una democracia distinta, una democracia popular. Y esta, só1o podrá ser posible por la acción de las mayorías populares encabezados por la clase obrera. Esa democracia popular será una democracia socialista." Si alguien quiere profundizar nio tiene más que entrar en la siguiente dirección http://www.nadir.org/nadir/initiativ/mrta/c-r-pe-e.htm

4.- En el apartado 1.2.2 de la ponencia BATEGINEZ (vamos, la ponencia oficialista y ganadora del proceso Batasuna, o sea, el proceso impulsado por HB, EH, o como quiera llamarse) y titulada Democracia socialista vasca se afirma lo siguiente: "El modelo neoliberal actual, además de ser injusto e inhumano, no satisface las necesidades de la mayoría de la sociedad. Además, aumenta el paro, la pobreza y la precariedad y dificulta las condiciones de vida de cada vez mayor número de personas. De la misma manera, trae consigo la destrucción de los recursos naturales y el deterioro ecológico y ataca constantemente la diversidad de pueblos, culturas e idiomas del mundo. Por todo ello, es cada vez más necesario construir un modelo fundamentado en valores y políticas de otro tipo. Un modelo que se base en la solidaridad, el reparto de la riqueza, la participación social y la calidad de vida." Esto se ha escrito el año 2000. ¿No les recuerda la crítica que hace Lenin en el punto 1?

Pues bien, llámese democracia proletaria, popular o socialista, podemos extraer cuatro conclusiones importantes: 1) La democracia burguesa y la democracia popular son distintas, 2) La democracia popular sustituye a la burguesa, 3) La democracia popular es la democracia socialista, y 4) la democracia popular, o sea, la democracia socialista, es la dictadura democrática popular.

Decíamos que los sistemas de gobierno de Corea del Norte y de Vietnam eran definidos como comunistas de partido único, el de Cuba como socialista de partido único y el de China como democracia popular de partido único. Los cuatro, de partido único. Los cuatro, socialistas. Los cuatro, comunistas. Los cuatro, socialistas revolucionarios. Adalides de la libertad de expresión. Campeones de la lucha contra el imperialismo burgués disfrazado de Internet.

Pero llegados a este punto, debemos hacer un último esfuerzo para entender, si podemos, el maridaje entre el partido único y el concepto de democracia, o el de la democracia con una dictadura democrática. Para ello, no nos queda más remedio que comprender en clave socialista el concepto de pueblo. Para ello, tomemos, otra vez, unas citas de sus principales "gurús":

1.- Todos sabemos que en el pensamiento marxista el socialismo es la fase intermedia entre el capitalismo y el comunismo. K. Marx en su trabajo Glosas marginales al programa del partido obrero alemán nos dice lo siguiente: "Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado". Por lo tanto, democracia proletaria igual a democracia popular e igual a democracia socialista, siendo ésta una dictadura revolucionaria del proletariado. Pero claro, una dictadura democrática no se ejerce sobre el pueblo (ya que en ese caso sería una dictadura vulgar), sino que es el mismo pueblo quien lo ejerce sobre, ¿a que no saben quien? Pues ¡bingo!, nuestro concursante ha contestado: los enemigos del pueblo. Prueba superada. Felicidades. En este momento su casillero está en ...

2,. Y para la cuestión de enemigos y cosas afines, vean, mejor dicho, lean lo que sigue. En su trabajo Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo así escribía Mao allá por Febrero de 1957: "Para comprender correctamente estos dos tipos diferentes de contradicciones, se hace necesario, ante todo, precisar qué se entiende por "pueblo" y qué por "enemigo". El concepto de "pueblo" tiene diferente contenido en diversos países y en distintos períodos de la historia de cada país. Tomemos, por ejemplo, el caso de China. Durante la Guerra de Resistencia contra el Japón, el pueblo lo integraban todas las clases, capas y grupos sociales que se oponían a la agresión japonesa, mientras que los imperialistas japoneses, los colaboracionistas chinos y los elementos pro-japoneses eran todos enemigos del pueblo. En el período de la Guerra de Liberación, los enemigos del pueblo eran los imperialistas norteamericanos y sus lacayos - la burguesía burocrática y la clase terrateniente, así como los reaccionarios del Kuomintang que representaban a estas clases - ; el pueblo lo constituían todas las clases, capas y grupos sociales que luchaban contra estos enemigos. En la etapa actual, período de edificación del socialismo, integran el pueblo todas las clases, capas y grupos sociales que aprueban y apoyan la causa de la construcción socialista y participan en ella, mientras que son enemigos del pueblo todas las fuerzas y grupos sociales que oponen resistencia a la revolución socialista y se muestran hostiles a la construcción socialista o la sabotean."

Se ve que para este hombre no había más que "pueblo" y "enemigos del pueblo". Para Mao, pertenece al "pueblo" quien apoya la revolución socialista, y es "enemigo del pueblo" quien se opone a ella. Más claro, agua. ¿Y los neutrales? podría preguntar algún despistadillo. ¡Neutrales! ¿qué es eso? gritó el camarada, ¡los neutrales no existen, imbécil!, ¡se está con mi revolusión o contra mi revolusión!

3) El Diccionario soviético de Filosofía nos dice lo siguiente en cuanto al concepto de "pueblo": "En el sentido corriente, población de un Estado, de un país; en el sentido rigurosamente científico, comunidad de personas, que se modifica históricamente, formada por la parte de la población, capas y clases, que por su situación objetiva están en condiciones de participar conjuntamente en la resolución de los problemas concernientes al desarrollo revolucionario, progresivo, de un país dado en un período dado." Vamos, que el pueblo lo conforman los revolucionarios. Y prosigue: "Empleando la palabra pueblo (indicaba Lenin), Marx no velaba con ella la diferencia de clases, sino que unía determinados elementos capaces de llevar la revolución hasta el fín".

Por lo tanto, el significado de la palabra pueblo varía si miramos el diccionario corriente y el diccionario científico. Con este, ya es el sexto artículo en el que les vengo advirtiendo de la existencia de diversos diccionarios, de la interpretaciones interesadas, de los contenidos manipulados, del doble juego a que nos tienen acostumbrados nuestros revolucionarios particulares, ETA y su entorno, sea HB, EH, o la madre que los parió. Y si todavía dudan Uds. de lo que estoy diciendo, lean esta perla: "Durante nuestra reciente visita a Cuba, invitados por el partido Comunista cubano, hemos tenido ocasión no sólo de poder informar a las autoridades de aquel país sobre el proceso democrático abierto en Euskal Herria, sino al mismo tiempo de recoger las impresiones y análisis que sobre la realidad cubana nos han transmitido los compañeros y compañeras del PCC. De todas las conversaciones mantenidas hay que resaltar, en primer lugar, que el léxico y la semántica que se utiliza a diario en nuestro país (salvo en aquellos sectores políticos como el nuestro), gira 180 grados en su contenido y en su significado. Palabras como paz, democracia o revolución, adquieren otros contenidos, otros significados, muy lejos de interpretaciones reaccionarias o que sólo buscan mantener la logística semántica del actual estado de cosas, del actual sistema político. Hablar entre revolucionarios significa hablar en términos de sinceridad, de honestidad y desde una óptica de aporte a la reflexión colectiva que permita solucionar los problemas de raíz y sobre la base de que la única medida democrática real solo se puede ajustar desde las necesidades del ser humano". Se trata de un artículo de dos dirigentes de EH, Arnaldo Otegi y Mikel Korta, publicado en GARA el 14/08/99 y titulado Elogio de la revolución cubana. Les ofrezco la oportunidad de leerlo en su integridad al término de este artículo mío.

O sea, que las palabras adquieren distintos significados y contenidos según se hable con un revolucionario o con un reaccionario, con uno del "pueblo" o con un "enemigo del pueblo". Pues bien, díganme ahora, estimados lectores, qué clave les sugieren las siguientes citas:

1.- ETA, herria zurekin (ETA, el pueblo está contigo)

2.- Herriak ez du barkatuko (el pueblo no perdonará)

3.- Estas últimas detenciones son un ataque a Euskal Herria

4.- Bakea eraikitzen.Euskal Herriak du hitza (Construyendo la paz. El Pueblo Vasco tiene la palabra)

5.- ETA:aski da. Herriak du hitza (ETA: basta ya. El pueblo tiene la palabra)

Las tres primeras citas corresponden, es obvio, al mundo revolucionario vasco. La tercera sirvió de eslogan para la manifestación que convocaron en Bilbao el 10 de Abril de 1999 las fuerzas firmantes del Pacto de Lizarra. Y la última es el que utilizaron en Zumarraga en la concentración de protesta por el asesinato del edil popular Manuel Indiano los representantes del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Gipuzkoa y el ayuntamiento de la villa.

Ante esto, cabe preguntarnos si el significado de la palabra herria (pueblo) en cada caso ha sido el mismo. ¿Creen Uds. que lo que querían decir los revolucionarios con el eslogan número 4 era lo mismo que lo que querían decir el PNV y EA? ¿Qué interpretación les sugiere el eslogan número 5? ¿Es, acaso, una interpretación reaccionaria de "pueblo"? Y ¿qué decir cuando desde EH se reivindica una "democracia vasca"? ¿Será una democracia vulgar, corrupta, reaccionaria, parlamentaria, burguesa?, o por el contrario ¿se inspirará en una maravillosa y excitante dictadura democrática popular que sirva de higiene para el "pueblo", que sirva para hacer limpieza y desembarazarse así de sus enemigos, de sus "gusanos"?

Y es que, señores, nos la meten doblada. Nunca mejor dicho.

Continuará

Manu Manzisidor

 


Elogio de la Revolución Cubana es un artículo publicado por los dirigentes de EUSKAL HERRITARROK Arnaldo Otegi y Mikel Korta

en el nº del 14 de agosto de 1999 de GARA.

Elogio de la revolución cubana

Arnaldo Otegi, Mikel Korta

 

Durante nuestra reciente visita a Cuba, invitados por el partido Comunista cubano, hemos tenido ocasión no sólo de poder informar a las autoridades de aquel país sobre el proceso democrático abierto en Euskal Herria, sino al mismo tiempo de recoger las impresiones y análisis que sobre la realidad cubana nos han transmitido los compañeros y compañeras del PCC.

De todas las conversaciones mantenidas hay que resaltar, en primer lugar, que el léxico y la semántica que se utiliza a diario en nuestro país (salvo en aquellos sectores políticos como el nuestro), gira 180 grados en su contenido y en su significado.

Palabras como paz, democracia o revolución, adquieren otros contenidos, otros significados, muy lejos de interpretaciones reaccionarias o que sólo buscan mantener la logística semántica del actual estado de cosas, del actual sistema político.

Hablar entre revolucionarios significa hablar en términos de sinceridad, de honestidad y desde una óptica de aporte a la reflexión colectiva que permita solucionar los problemas de raíz y sobre la base de que la única medida democrática real solo se puede ajustar desde las necesidades del ser humano.

Porque, con toda seguridad, si en algo debemos de reafirmarnos es en nuestra firme convicción de que el socialismo es en su estructura teórica una aportación al pensamiento humano superior en el terreno ético al capitalismo en todas sus facetas.

El socialismo y su construcción no están exentos, tampoco en Cuba, obviamente, de dificultades y errores, y su aplicación no puede ser evidentemente igual en el Caribe que en Europa, pero en todo caso sus principios de solidaridad e igualdad deben de regir las pautas políticas de quienes no renunciamos a construir un sistema de convivencia, cualitativamente superior al actual modelo neoliberal.

Es por eso que a uno le engrandece como revolucionario vasco el comprobar cómo la educación y la salud han mejorado, incluso, durante el duro periodo especial por el que atravesó la economía cubana y siguen mejorando a día de hoy.

Una economía, por cierto, que sitúa en este último semestre su tasa de crecimiento por encima del 6%, un incremento que permitirá, además, mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la isla.

Hablar de Cuba hoy es hablar de sus índices de escolarización, de su industria genética, de su medicina, de su salud... Hablar de Cuba hoy es hablar de un ejemplo de dignidad y de esfuerzo colectivo.

Es hablar de un índice de mortalidad infantil inferior al de muchos países desarrollados, una tasa de médicos cifrada en centenares que practican su profesión en todos los países latinoamericanos en zonas donde nadie quiere trabajar, es hablar del Instituto Latinoamericano donde, y a pesar del periodo especial, se forman de manera gratuita y becados por el Gobierno cubano miles de futuros médicos de todo América Latina.

Hablar de Cuba hoy es hablar del absoluto amor y respeto hacia los más pequeños (los auténticos dioses) y del reconocimiento hacia los más mayores. Una Cuba que cuida a su futuro y reconoce el esfuerzo de quienes hicieron posible el presente.

Todo eso es la revolución cubana hoy, una revolución sometida a un bloqueo injusto, pero que es capaz de mostrarse al mundo tal cual es, orgullosa de su soberanía y consciente de sus dificultades.

Es por ello que también tuvimos ocasión de hablar de cooperación, de visitar empresas vascas ya instaladas, y de contraer el compromiso de hacer cuanto esté en nuestras manos por solidificar e intensificar la cooperación vasca con la isla.

Cooperación que nunca dejó de existir entre Euskal Herria y Cuba, cooperación que tuvimos ocasión de comprobar in situ cuando nos entrevistamos con una brigada vasca, en San José, en la Universidad Agraria.

Jóvenes vascos que nos emocionaron y nos llenaron de orgullo, porque sabemos que son también ellos tantas veces vilipendiados el futuro de nuestro país y de nuestro proceso.

Por todo ello, hoy más que nunca debemos de mostrar nuestro reconocimiento al pueblo cubano y a su revolución.

Porque hoy más que nunca hacemos nuestro el lema de que sin Cuba nada sería igual: Gora Cuba askatuta!