Artxibo rtf

(14 - 2001ko Martxoa)

LAS AVENTURAS DEL LENGUAJE POLÍTICO ( V ): Intelligentsia

Antes de nada, quisiera disculparme ante Uds. por utilizar términos que bien pudieran parecer pomposos, henchidos y arrogantes, con un significado vulgar pero, como se dice hoy en día, con glamour. Y no me negarán Uds. que la palabra intelligentsia no tiene un poco de todo lo descrito hasta ahora, ¿verdad?. En realidad, su significado es equivalente al de intelectualidad, pero como es un nombre ruso, pues parece que hay más. La tentación ha sido demasiado fuerte.

Finalizaba la época franquista, Biarritz y Perpignan se ponían tibias de acoger el turismo erótico-cinéfilo y Un tango en París se paseaba triunfal en las carteleras de "allende los Pirineos". Aquí, a falta de cuerpos, cultivábamos la mente. Estaban de moda las películas de Arte y Ensayo. Me acuerdo que echaron un ciclo dedicado a Pier Paolo Passolini. Una de las películas era la Pasión según Mateo, había otra que se titulaba Triangle, y otra más, jamás se me olvidará, tenía como título: Porcile. Ibamos en cuadrilla, religiosamente, ávidos de entender el subliminal mensaje de nuestros magnificados autores. Cada día, al atardecer, una película, mientras durara el ciclo.

Entender, lo que se dice entender, no entendíamos mucho, y menos a Passolini, pero nos dolía reconocerlo. La película Porcile, creo recordar, era la última del ciclo, y ya nuestras convicciones comenzaban a flaquear. Tan es así que a la salida de la sesión, alguien del grupo estalló diciendo: ¡vaya mierda de película, no he entendido nada! No pasó ni un segundo antes de que otro miembro del grupo tomara la palabra intentando explicarnos la trama y, sobre todo, el mensaje, ese mensaje que no habíamos comprendido. Cuando "nuestro entendido" terminó su exposición, un tercero le escupió la siguiente frase: ¡calla, mamón, que eso que estás diciendo lo ponía esta mañana en la crítica del Diario Vasco". Ese día recuperamos el orgullo del criterio individual, dándole validez, aún si no era conforme con los criterios de los gurús de entonces, los gurús del descubrimiento de las nuevas pautas, con los integrantes de la intelligentsia. Fin de la primera parte.

1.) El periódico El País de este 4 de Febrero nos ofrece una artículo-entrevista a Mario Onaindía y a Eduardo Uriarte de lo más ilustrativo. A Onaindía el entrevistador le adjudica la siguiente reflexión: "A su juicio, la ETA de hoy no tiene nada que ver con la organización que combatió al franquismo, ni incluso con la de los años ochenta. Sin entrar en el debate estéril de si hubo en algún momento una ETA buena, Onaindía considera que el gran cambio se produce a partir de 1992, tras la caída de su dirección en Bidart. "Hasta entonces su adversario declarado (el de ETA) era el Estado español, y su objetivo, conseguir la autodeterminación. Pero se dio cuenta de que si el pueblo vasco ejerciera la autodeterminación el resultado político sería el que hay hoy, por lo que el enemigo principal de ETA han pasado a ser los vascos que defienden la democracia", subraya". Y en otro párrafo prosigue Onaindía: "Arzalluz quiere que los vascos que no somos nacionalistas ...".Por su parte, Eduardo Uriarte afirma lo siguiente: "Porque antes combatíamos al fascismo (Franco) y ahora también combatimos al fascismo (ETA)"

Si la memoria histórica no nos falla, tanto Mario como Eduardo se hicieron famosos a raíz de su pertenencia a ETA y por su protagonismo en el Juicio de Burgos. En este juicio, y de forma muy notoria, tanto Mario como Eduardo se declararon pertenecientes a una organización marxista-leninista, o sea, comunista. Todos sabemos (para quien todo esto sea nuevo, puede leer el anterior número II sobre el Socialismo) que decir socialismo revolucionario (con que se define a sí mismo ETA) es lo mismo que decir comunismo. Además, Juan Cotino, Director General del Cuerpo Nacional de Policía afirma lo siguiente en una entrevista a El Correo Español con fecha 22 de Enero de este mismo año:

Pregunta: Usted anunciaba, unos días después de la ruptura de la tregua, la llegada de una nueva generación de activistas. ¿De qué datos disponían entonces?

Respuesta: Teníamos los datos sobre los detenidos que habían caído antes y después de la tregua dentro del mundo de la "kale borroka". Se veía claro que muchos de estos jóvenes que habían comenzado tirando piedras acabarían cogiendo una pistola, hay un problema de educación grave con esta gente, porque están educados para matar. Además, hay que tener en cuenta que, en su ideología marxista leninista, el fin justifica los medios.

Es conmovedor oír la batallita del abuelete reivindicando sus hazañas. Mario y Eduardo, como buenos marxistas leninistas, combatieron el fascismo de Franco, pues eran anti-fascistas. Vamos, lo normal. Después, la organización se vuelve tarumba, y comienza a masacrar a los buenos demócratas, pues se ha vuelto fascista. Pero todo el mundo sabe que un marxista-leninista no es fascista, sino comunista, y que las dos cosas no son lo mismo. ¡Entonces, si ETA es fascista es porque ha dejado de ser marxista-leninista y ha cambiado de chaqueta! sería lo que le vendría a la cabeza a cualquier advenedizo al lenguaje político. Pero hete aquí que el informado (ese es su oficio) Cotino nos hace recordar el carácter no cambiante de la ideología de ETA: antes y ahora, marxista-leninista.

Pero claro, si en un principio ETA era demócrata por su condición de anti-fascista, y ahora mata demócratas sin haber cambiado su sustrato ideológico, no me negarán Uds. que no hemos llegado a un punto de lo más intrincado. Pero no quiero adentrarme en el tema del próximo artículo. Lo único que queda claro es que, por motivos no tan fácilmente comprensibles, tanto Mario como Eduardo se prestan al juego de la confusión que se ha montado en torno a la naturaleza de ETA. ¿Por qué tildan a ETA de fascista, sabiendo que no lo es? ¿Por qué ocultan su naturaleza real? Que un pipiolo de la política caiga en estas sandeces es perdonable, pero que unos consumados dialécticos como Mario y Eduardo nos monten una historieta como ésta, ¿a qué obedece?, y sobre todo, ¿a quién beneficia?. Desde luego, ni a la verdad, ni a la libertad, ni a la democracia.

2) El día 5 de Febrero del año actual, el coordinador de la Fundación Sabino Arana y codirector de la revista de pensamiento Hermes, Txema Montero, apareció en una entrevista concedida a El Diario Vasco, y en el transcurso de la misma decía, entre otras cosas, lo siguiente: "El nacionalismo no ha percibido, no ha analizado con suficiente detalle, a mi juicio, la verdadera naturaleza política de ETA como movimiento totalitario, que tiene una visión cerrada y dogmática, donde todo lo que no sea su visión y su acción pasa a ser calificado como regionalista, desfalleciente o traidor". Muy bonito, pero el señor Montero, aún ocupando dos páginas del diario no nos profundiza en el tema, no nos señala esa verdadera naturaleza política de ETA. El, que tan cerca estuvo de la organización. El, que tan marxista era. La única reseña que utiliza para ilustrar los totalitarismos es la de "un cabo de Bohemia con bigote que consiguió construir el III Reich con el resultado que todos conocemos".

Me da la impresión que todos estos señores que han ido por la vida sobraos de rojo han sufrido el ataque de algún virus cromático que les hace ver únicamente el color azul oscuro (fascismo) de la ya famosa camisa nueva y el elegante negro (nazismo) del uniforme de las SS. Curioso, ¿verdad?

3) Joseba Arregi en su libro "La Nación Vasca posible", y en su página 21, dice lo siguiente:"En los últimos años, sin embargo, se ha producido un cambio, al menos aparente, en la explicación que el nacionalismo democrático da de la violencia. Aún reconociendo que en su seno el diagnóstico de la violencia es controvertido, porque parte del nacionalismo democrático sigue pensando que la raíz marxista de ETA es la responsable y la explicación de su uso de la violencia, en los últimos tiempos el nacionalismo ha actuado desde la convicción de que la violencia está íntimamente relacionada con los planteamientos nacionalistas". Y en la página 28 confirma lo anterior con la siguiente frase: "En las manifestaciones públicas de los dirigentes nacionalistas ha desaparecido el elemento marxista como posible explicación de la violencia".

Y como si previera esa falta de análisis mencionada por Montero, Arregi, en un artículo publicado este 1 de Febrero en El Diario Vasco bajo el título "Una obligación más" se dedica a escudriñar en lo que llama los nutrientes de ETA. Dice así: "Una de las preguntas más importantes que se deben formular respecto a ETA, y que ya ha sido formulada muchísimas veces, es la que se refiere a los nutrientes de ETA, a la fuente alimenticia, intelectual, mental, sentimental, del comportamiento de ETA". Para Arregi, tres son los nutrientes de ETA, a saber:

1.- un pensamiento totalitario

2.- un comportamiento fanático, y

3.- un sentimiento absolutista.

Prosigue Arregi: "Y para la integración de estas tres fuentes nutrientes en una única simbología, en una única fuerza social motriz y movilizadora de masas, ha recurrido, mejor, ha robado, ha hurtado la tradición nacionalista, sus formulaciones y su sentimiento, para ponerlas, reductivamente, al servicio de su pensamiento, de su comportamiento y de su sentimiento. No son los hermanos desviados del nacionalismo. No es un nacionalismo a la deriva. No es una patología del nacionalismo. Son los ladrones del nacionalismo, y pueden ser los enterradores del nacionalismo".

Es curioso observar en el artículo de Joseba Arregi, algo que se ve en muchísimos "estudiosos" de ETA. También él cae en la tentación de citar únicamente al fascismo (ver párrafo 3º) como ejemplo de totalitario. He aquí las claves: totalitario, fanático y absolutista. Clarísimo, ¿verdad? ¿Seguro?.

Si a Ud. le dicen que tiene que adivinar el carácter del protagonista de una profundísima tesis doctoral, con los siguientes tres datos: tiene cuatro patas, rabo y dos orejas, y además le ponen un ejemplo: el perro ¿qué pensaría? Evidentemente, que es una tesis referida a los perros. Pero no me negará que los gatos, las ratas, ... también tienen esas tres propiedades. ¡Ah, claro, es que la tesis trata sobre los mamíferos! diría algún avispado. Pues bien, ¿tan difícil es decir que la naturaleza de mamífero del animal al que nos referimos es consecuencia de ser, por ejemplo, un gato?. ¿Tan difícil es decir que ETA es totalitaria a raíz de su cosmovisión marxista-leninista, cosmovisión, a su vez, total, totalista y totalitaria? ¿Y que si es marxista-leninista difícilmente puede ser fascista o nazi, aunque las cosmovisiones de estos dos últimos también sean totalitarias? Vamos, que si es gato, no es perro ni rata, aunque todos sean mamíferos. Dios mío, ¿acaso hemos de volver a los parvulitos? Por cierto ¿saben Uds. lo que hacen estos monstruitos en cuanto a los nutrientes se refiere?, pues, pedir la bolsa de patatas fritas por los cromos que lleva dentro.

Y es que la visión de Arregi es de lo más curiosa. Es una visión capaz de poner encima del tapete las distintas formas de ver a ETA, siendo una de ellas la de la identidad de su raíz marxista y la utilización de todas las formas de lucha. Es una visión que analiza sagazmente la relación de latrocinio de ETA del simbolismo nacionalista. Pero es una visión que no rompe amarras con lo que dicen "los demás". Le falta ese pequeño chasquido de dedos para convertir lo que pensamos en afirmaciones realistas, en afirmaciones con un soporte teórico coherente con la realidad. Se queda en el casi ... Le falta un empujón. ¡Animo chaval, que tú puedes!

4) Edurne Uriarte es profesora de Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la EHU-UPV, así como militante del PSE y, según todos los indicios, era el objetivo de la bomba no explotada que ETA colocó en un ascensor de la Facultad de Periodismo en Leioa. Ha escrito un artículo titulado "El compromiso intelectual recobra su sentido" en la revista LEER del mes de Febrero, y en él se refiere al papel de los intelectuales en el País Vasco de esta guisa: "Son intelectuales molestos para el nacionalismo hasta ahora llamado moderado, y son peligrosos para el nacionalismo radical de EH y ETA. Porque revelan el irracionalismo, la xenofobia y el carácter retrógrado del nacionalismo vasco. Y porque desnudan el contenido totalitario y criminal de un terrorismo que ha pretendido disfrazarse tradicionalmente de elementos izquierdistas y contestatarios". Después de despacharse a gusto con Sabino Arana, prosigue así: "Pero , sobre todo, ponen al descubierto la auténtica faz de lo que las falsificaciones nacionalistas persisten en llamar conflicto vasco. El tal conflicto vasco no es sino el proceso de aniquilación que un grupo criminal de corte racista y mafioso llamado ETA ha emprendido contra la mitad de la población vasca que no consiente en someterse al nacionalismo".

Para Edurne, está clara la naturaleza de ETA: nacionalista radical, irracional, xenófoba, retrógrada (como toda organización nacionalista vasca), terrorista, criminal, totalitaria, racista y mafiosa. Y para completar el cuadro, nos informa que ETA se disfraza de izquierdista y de contestataria. Reconozco que a una persona perseguida, como es Edurne, y para más datos, de izquierdas, el inconsciente, o el consciente, ¡yo qué sé! no le permita estar en el mismo bando que su fracasado verdugo (esperamos y deseamos que el fracaso sea permanente) y nos hable de una ETA disfrazada de progre (organización socialista revolucionaria, no lo olvidemos) pero con una esencia de lo más reaccionaria (vasca, de liberación nacional, tampoco lo olvidemos). Está bien quitarse el pegajoso chiclé del zapato propio (estos salvajes no pueden ser "realmente" de izquierdas), pero siguiendo las más elementales normas de urbanidad, una intelectual no debería endosárselo al contrario de toda la vida (ya que no son de los "nuestros" serán de los "otros") por ser, únicamente, contrario. ¡El chiclé, por favor, a la alcantarilla!. Y es que se supone que los miembros de la intelligentsia deberían ser como nos lo describe Edurne Uriarte en la entrevista arriba citada: "Tienden a ser políticamente incorrectos, denuncian las tergiversaciones y falsificaciones del lenguaje y de los discursos políticos, y muestran una persistente incapacidad para amoldarse a aquello que no encaja en sus convicciones" ¡Pues eso! ¡Cotino: que no te aclaras!

5) Carlos Martínez Gorriarán, profesor titular de Filosofía de los Valores y Antropología en la Universidad del País Vasco, en un artículo titulado "Un antropólogo sin tribu" publicado en el diario El País y dedicado a Mikel Azurmendi, dice lo siguiente:"Una de las diferencias más llamativas entre el ambiente intelectual vasco y el de otras sociedades gobernadas por un nacionalismo potente radica en que la mayor parte de los profesionales de la cultura, y precisamente los más creativos, están enfrentados con la ideología y la política nacionalista. Hasta los escasos intelectuales nacionalistas de nivel disienten de la ortodoxia partidaria. Privados de una «intelligentsia» orgánica presentable, el nacionalismo intenta marginar y desautorizar a ese difuso colectivo, algo arcaico, de «la intelectualidad», reanimado en Euskadi por la violencia cultural y criminal. Lo cierto es que, hoy en día, la mayoría de las gentes de pluma y teclado del País Vasco detestan al abertzalismo por multitud de razones, muchas veces intrincadamente biográficas. Mikel Azurmendi es un representante paradigmático del alejamiento crítico de la sensibilidad nacionalista de origen. Vascohablante que ha publicado varios libros en euskara, procedente de una familia rural, Azurmendi fue uno de los jóvenes de los años sesenta que entraron en una ETA escasamente activista, dubitativa entre el aranismo de sus ancestros y las nuevas corrientes ideológicas. Pronto fue uno de los teóricos del grupo que evolucionó hacia el marxismo, rechazó expresamente el terrorismo y rompió con la banda".

Me gustaría saber a qué corrientes ideológicas se refería el amigo Carlos, pero creo vislumbrar que se trataba del marxismo, aún más, del marxismo-leninismo, y aún más, del marxismo-leninismo-maoísmo. ¿Qué no me creen? Pues vean lo que escribió y publicó allá por el año 1976 Francisco Letamendía "Ortzi" en su libro "Los Vascos. Ayer, Hoy y Mañana" en su página 150: "La aportación teórica de José Echevarrieta es más avanzada. Este, que a la sazón tiene 22 años, ha venido a estudiar a París como liberado de Eusko Gaztedi. Aquí ha descubierto el pensamiento maoísta. Mao-Tse-Tung había desarrollado, en plena guerra de resistencia china contra la agresión japonesa, la identidad entre la lucha nacional y la lucha de clases; principio que va a convertirse en la base teórica de la futura actuación de ETA". Estamos en la década de los sesenta.

Pero retomemos el hilo y centrémonos en el antropólogo al que hacía mención el señor Martínez Gorriarán: Mikel Azurmendi. Pues bien, en la misma revista LEER citada en el punto 4, se nos ofrece una entrevista con Mikel. En lo que se refiere a ETA, el punto más definitorio es el siguiente: "Sobre el papel de ETA escribí precisamente en mi libro anterior (La herida patriótica) y, ahora, a aquellas consideraciones políticas, éticas y culturales podría añadir que ETA ha logrado lo que toda organización etnicista busca siempre; a saber, decantar la ambigüedad democrática que existe en su sociedad para que por encima del individuo se valore al colectivo "pueblo", es decir, a la voluntad del nacionalista. En su laboratorio de limpieza étnica ha logrado así reactivar lo más fundamentalista y populista del nacionalismo del PNV efectuando su catálisis rupturista con la democracia." Está claro, para Azurmendi ETA es nacionalista. O por lo menos eso nos indica. Tan nacionalista es, que (mediante alquimia) su grado de concentración, su pureza, la lleva indefectiblemente a su antidemocracia. De su marxismo-leninismo, ni mú. ¡Cotino: que no das una!

6) La guinda. Este 15 de Febrero se ha celebrado en Leioa un acto universitario en defensa de la libertad y al que han acudido más de cincuenta rectores de Universidad del ámbito estatal. En su discurso, el rector de la EHU/UPV Manu Montero utilizó 9 veces la palabra totalitario o alguna de sus variantes, así como 6 veces palabras que tengan algo que ver con el término fascismo. Evidentemente, para referirse a ETA y a su entorno. En la cima de la intelligentsia, en la mayor concentración de intelectuales y representantes suyos, se vuelve a caer en el mismo error: ETA es totalitaria, ETA es fascista. Con la primera afirmación, y a estas alturas, ni pestañeamos, gran verdad. Con la segunda, volvemos a las andadas. Pero, esperen, esperen, que todavía hay más. ¿A que no saben Uds. cuál era el lema de la manifestación que había convocado Haika en el campus de Leioa como protesta por esta macro-reunión?. "Faxistak Euskal Herritik kanpora! Dagokiguna borrokatu: Euskal Unibertsitatea!". Vamos, los unos llamando a los otros: fascistas. Maravilloso. Banalizo, banalizas, banalizare, banalizavi, banalizatum. Confusión, contradicción, manipulación.

7) Creo que es suficiente. Cada día surge un nuevo ejemplo. No sé si es o no es triste, allá cada cual, pero la verdad simple y sin perifollo nos la hemos encontrado "casualmente" en dos sitios tan disparatados como en el Cuerpo Nacional de Policía, representado por Juan Cotino, y en la intelligentsia del entorno de ETA, lo que ahora llamaríamos MLNV, y es que en el año 76 y posteriores Ortzi fue parte importante del mismo. Los extremos, tocándose. Por cierto, ¿saben cuál fue el título que le puso el El Correo a la entrevista realizada a Cotino? Ni más ni menos que el siguiente: "Nuestra meta no es detener comandos, sino el fin de ETA" Y para ello, está claro que Juan Cotino intenta hacer sus deberes ... "conociendo" al enemigo.

Por cierto, ¿se les ha ocurrido alguna vez pensar la razón por la cual el Gobierno español jamás nos habla de la "verdadera" naturaleza de ETA? Y eso que lo sabe ¿Cómo no va a saberlo si la Policía es un organismo que está a su servicio? Nos hablan del aspecto fascista y nazi de ETA. Balas de fogueo. Raza, Etnia, Hitler, Judíos, RH, Arzallus ... Esto sí que mola. ¡Vaya novelón!

Y en medio de los dos extremos: la intelligentsia "ajena" al MLNV. ¿Qué actitud toman sus componentes? ¿son intelectualmente honestos? ¿están comprados? ¿están vendidos? ¿están alquilados? ¿son libres? Los que saben, callan, o, peor aún, desvían nuestra atención con auténticos fuegos de artificio. Parecen querer borrar sus huellas y nos cuentan historias de pasados y presentes inventados. Hay otros que deberían saber, pero no saben. Y no saben porque no profundizan. Y no profundizan por miedo a las penalidades que supone el estar "realmente" a contra-corriente. Pues quien está "realmente" a contra-corriente y va de libre por la vida es marginado por todos los bandos, que para eso son bandos, y como todos sabemos, bando es igual a facción, partido, ... Y cuando uno está marginado, ¡ay, cuánto cuesta lucir!.

Me recuerda a lo que hacíamos en el tardo-franquismo. Para impactar en cualquier discusión política que se terciara, siempre había algún fenómeno que citaba (de memoria) la frase tal, de la página cual, del ¿Qué hacer? de Lenin. Y no digamos si alguno de nosotros espetaba eso de ¡¿Pero tú de qué vas? Si no te aclaras. Como dice Lenin en Materialismo y Empiriocriticismo ...!. Sólo con ver y oír que nuestro interlocutor manejaba con maestría cada sílaba del título, que nos lo lanzaba sin necesidad de tomar aliento, o sea, de corrido, entonces, entonces sí que se nos caía bruscamente el telón y nos dábamos cuenta que habíamos perdido la batalla, y acaso la guerra. Aunque, igual que se dice que el Ulises de Joyce es una joya de la literatura del siglo XX, una obra que rompe moldes y crea una nueva forma de escribir la novela, también se subraya que son poquísimos los que terminan de leerla. Gran contradicción, pero no tan infrecuente. Baste decir que no recuerdo a nadie de mi cuadrilla (y me incluyo) que terminara el ya citado Materialismo y Empiriocritismo, pero de lo que no hay duda es que, en aquel entonces, el título servía hasta para ligar. Queríamos emular a la intelligentsia, pero eso sí, sin grandes sacrificios. Y es que, ingenuos de nosotros, creíamos que un intelectual no era material, que lo transcendía. Poca vela y libro y mucho bakalao. Como ahora. Superficialidad, mentira y manipulación.

Continuará.

 

Manu Manzisidor